lunes, 28 de julio de 2014

EL CHICO QUE PROMETIÓ NO BESAR A NINGUNA CHICA


Tengo que reconocer que tengo dudas sobre la veracidad de esta historia. Me ha sido contada en privado con la idea de no ser difundida pero no puedo contenerme las ganas de compartirla porque me parece preciosa.

Cuenta la leyenda de que existía un apuesto encantador de serpientes, llamado Eder, que conseguía lo que quería (en el plano sentimental) sin mucho esfuerzo.
Estaba acostumbrado a que le dieran lo que pedía sin que le costara mucho sudor. Aprendió unas poses, unos ademanes, unas frases hechas sacadas de Oscar Wilde y de libros de Benedetti y con ello cumplía con sus necesidades físicas y sexuales. De las realmente sentimentales andaba carente, tanto que llegó a guardar bajo llave toda muestra de entusiasmo cuando en el coito se encontraba. Ave de paso tras ave de paso dejaba pasar el tiempo sin preocuparse mucho del mañana y con el firme propósito de no conceder a ninguna pretendienta el honor de instalarse de pensión en su cabeza.

Nada es absoluto.

Toda forma de vida se puede ver volteada 180 grados si se la agita de la manera conveniente. Todo círculo de confort puede ser roto.

Eder era el típico truhan de segunda pero efectivo. Movimientos aprendidos y costumbres prefijadas que no suponieran un cambio en la hoja de ruta.

Un fin de semana siguió el protocolo con una tal Illera. Era una mujer que no era común, era de esas que te pueden cambiar una vida, subirte al cielo o destrozarte del todo, un todo o nada, rojo o negro. Es de esas mujeres que te llevan al límite la cabeza y los instintos. Culta y hábil. Jugadora de ajedrez y hábil con el florete. Certera en verbo. Muy humana. Capaz de resucitar a un muerto, de dar y darse vida con una mirada.

Apunte del narrador: todo el mundo es accesible, todos somos humanos, nadie es perfecto, todos sangramos, todos lloramos por fuera o por dentro, siempre hay alguien mejor (o igual).

Eder sabía que no iba a ser un fin de semana normal. Esa tripa con demasiados ruidos y leves dolores era el grito de lo que siempre está mudo. Esa incertidumbre que convierte lo seguro es probable. Esa duda maravillosa, esa sensación de estar vivo.

No me contaron lo que sucedió con pelos y señales. Uno que es curioso pregunta, otros que son discretos callan. Solo me soltaron unas píldoras que como placebo me quitaron los dolores provocados por la curiosidad.

Me aseguran de que Eder fue rechazado. Me sugieren que ese rechazo no provocó muerte, sino vida. Dicen que él piensa que ella es especial y digna merecedora de sus atenciones. Ella no está segura de saber lo que quiere o si quiere o si quiere querer o si puede querer. A ella le gusta pero no lo sabe, desconfía de todo, todos y de ella. El no sabe si ella sabe algo con certeza o son bandazos provocados por la fuerza del viento. Son dos dudas hechas personas que piensan demasiado. Incluso ella le negó sus poemas...

La historia que me cuentan podría ser una historia normal, pero no lo es porque al final tiene un giro teatral que convierte lo sencillo en acrobático. Me cuentan, me afirman con meridiana certeza, que él joven Eder, lejos de asumir el no-éxito absoluto y poner la rodilla en tierra concediendo el poder del zarpazo en su corazón agarró una katana de considerables dimensiones y se tatuó en su pecho una promesa.
A ella la delataron los ojos, su punto débil cual talón de Aquiles, esos que decían que si cuando su boca decía que no...

Eder prometió no besar a ninguna chica más en su vida hasta que los besos fueran recibidos por los labios de ella en exclusiva. Ella recibió tal declaración de intenciones con sorpresa, halago acertado y dudas.

Espero que pronto me cuenten más sobre esta historia, estoy deseando saber si el golfo se redimió y cayó en los brazos de Illera. Apuesto a que si, pero sin porcentajes de seguridad que no se me dan nada bien...

miércoles, 23 de julio de 2014

MI RÍO NO TIENE APENAS AGUA ESTE VERANO



No es un verano cualquiera, mi río no tiene casi agua.

Podéis cambiar río por la palabra que queráis.

Si lo cambiáis por creatividad os dará una idea de mi nivel de poder elaborar cosas interesantes que tengo a estas alturas del partido. Ando seco, atascado en una historia que quiero contar y que no quiero que sea algo vulgar y corriente. Es difícil intentar que tu "carta de presentación" en el mundo de la literatura sea algo potable, algo que no sea como lo que ya hay. Uno quiere ser salmón y poder remontar el cauce con brío y seguridad, pero no. Al final acabas escribiendo la misma puta historia de siempre donde se dejan ver tus influencias en cine y en series. Tengo que aprender a asumir que en literatura está todo inventado y que lo único que hay que mantener es la paz interior intentando no traicionarse  a la hora de caer en la copia mezquina de los títulos que funcionan en ventas.
Es muy jodido no intentar imitar a los que admiras.

También se puede cambiar río por amor.
Ando seco de amores, tengo proyectos ilusionantes que están cogidos con pinzas o que se diluyen cual azucarillo con el transcurso lógico de los acontecimientos vitales.
Uno se cree que es invencible, intocable, seguro e impermeable a los sentimientos mundanos y acaba por comprobar que sangra, llora, duda, siente y se pone nervioso como todo hijo de vecino.
De todas formas no me quejo mucho porque este es el único río de mi vida que nunca viene seco del todo, a veces incluso viene con mucha agua por las crecidas provocadas por benditas tormentas que te hacen remover las tierras antiguamente fangosas.
Este río depende mucho de la fuerza con la que venga el agua. Ahora mismo estoy contento porque la presa puede llegar a desbordarse y puedo acabar empapado de sentimientos.

La última opción es la de cambiarlo por trabajo.
Es un bien escaso. Es más sencillo encontrar pepitas de oro un río en el Sahara que aguas nuevas que nazcan de las montañas.
Demasiados pocos cantos rodados y mucha piedras con picos. Es un tema de paciencia. Buscar lo que nos motiva mientras esperamos.
Todos sabemos que en unos meses vendrán unas aguas nuevas y potentes y arrastrará todo el lodo que han provocado estos terratenientes rancios y podremos volver a disfrutar de la vida sin tener que estar preocupados por las crecidas , todos los viernes, que conllevan muerte. Nadaremos con coleta.

Este verano, curioso e ingrato, mi río tiene poco agua...de momento.


lunes, 14 de julio de 2014

LA BIENPAGÁ ESPACIO ESCÉNICO, ESTILO PROPIO



No todo son grandes teatros, multicines donde se proyectan "8 apellidos vascos" o festivales variados donde se exponen artes de manera puntual según calendario zaragozano.

En toda ciudad hay locales que te dan lo que otros te quitan. Me explico mejor..

Vivimos en una sociedad donde los bancos, la política y los indeseables acaparan gran parte de las noticias que se generan. Los descubrimientos científicos (que se dan en gran número) son invisibles.
Luego está la información deportiva que nos habla de dispendios económicos en tiempos de crisis, entusiasmos no reconocidos y gente que defrauda a Hacienda.
Vivimos con un paro creciente, analfabetos con capacidad de gobierno y esperanzas truncadas por el jodido dinero.
La clase media desaparece mientras que los ricos son más ricos y los pobres son más pobres.

Si te da por pensar mucho estás muerto. Tienes que desconectar y para ello no hay mejor opción que acudir a actos culturales.

La cultura con monedero repleto es fácil encontrarla, con menos recursos ya es más jodido.

Por eso nació este local, para cubrir nuestras necesidades culturales sin atracarnos en la puerta.
Traen eventos chulos, a buen precio, te crean una atmósfera íntima y te ponen bebida barata sin ser de garrafón. Incluso sonríen, con lo jodido que es eso.
La gente cada vez sonríe menos. Tampoco me extraña porque las condiciones laborales están yendo de mal en peor. Pero bueno, para eso están las elecciones, para cambiar cosas y cerrar bocas a los que temen "populismos" y cambios en el trono.

Es una gozada poder cambiar el chip y acudir a este templo del buen-rollismo a presenciar cualquiera de las propuestas que nos hacen. Música, teatro, magia, cabaret...incluso presentaciones de libros dentro de pocos meses de escritores de blog atractivos...

No creo que sean conscientes de la labor social que hacen. Entretener en estos tiempos tenía que ser galardonado con una de esas medallas que se reservan a las "vírgenes" y a los futbolistas primos de Forrest Gump.

Son un oasis dentro de este desierto de miseria, son el color en la paleta de grises, la ilusión frente a la desidia.

Enseñan arte dramático para que los alumnos aprendan a controlar sus cuerpos en la búsqueda del personaje perfecto que les impida hincar la rodilla y les produzca la impagable satisfacción de soñar en tiempos confusos.

Soñar, sonreír, disfrutar, imaginar, relajarse, entusiasmarse,conversaciones interesantes...vida.

Esto es La bienpagá, vida.

Si no habéis ido nunca estáis tardando. Es un lugar imprescindible para los que se consideren seres inquietos. Inertes abstenerse.

"Ocupen su localidad y presten toda su atención, a punto está de levantarse el telón..."


Este es su facebook donde podéis estar al loro de los eventos que habrá y los que ha habido.

https://www.facebook.com/labienpaga.espacioescenico?fref=ts

                                      "Ocupen su localidad"- Joaquín Sabina



lunes, 7 de julio de 2014

PENSAMOS DEMASIADO



Me he referido a esto muchas veces. Tengo la certera sensación de que pensamos mucho, demasiado. Tanto pensar no nos deja ser felices y disfrutar el momento.

Dicen los profesionales del estudio de la mente que la "angustia" se produce cuando se piensa demasiado en lo que ha sucedido y la "ansiedad" cuando se piensa mucho en lo que está por suceder. Ambas frustran.

Son pensamientos inválidos cuando lo que se produce es un regocijarse en sucesos negativos.
No vas a cambiar nada si piensas en las cosas malas que te han sucedido, no vas a cambiar absolutamente nada, tampoco podrás cambiar nada si piensas en las cosas malas que te pueden suceder.
Muchas enfermedades psicosomáticas  provienen de pensar demasiado.

Al contrario que con los pensamientos negativos (que atascan, paralizan y pueden llegar a hacerte enfermar) los pensamientos positivos aumentan los niveles de hormonas de la felicidad en el cuerpo, hace mejorar la salud...sanan. Si se puede cambiar algo cuando transmites positividad, poco cuando lo que irradias es negatividad.

La positividad alimenta, la negatividad mata.

El pensar es una facultad útil, se pueden mejorar cosas, no hay que ser ilusos pero hay que ser moderadamente optimistas. No es por egoísmo, que también, es por amor a los que te rodean. Ser generoso y ser práctico.

Si llegas a casa y tienes la cara triste tus hijos lo notarán y esa tristeza se contagiará. Puedes estar triste por hechos concretos que dependan de ti. Si ibas en el coche hablando con el móvil y provocas un accidente debes estar triste (por un periodo limitado de tiempo), pero pensar demasiado en hechos inciertos del futuro o en sucesos penosos del pasado es poco útil.

Tenemos que vivir más el día a día, no somos robots, aprovechemos este regalo sin conceder al pensamiento negativo cancha.
Si la cabeza os traiciona y os lleva por el camino gris engañarla. Utilizar anclajes de experiencias positivas que os creen placer, risas, satisfacción.
Tenemos en la memoria muchos momentos buenos guardados, lo único que tenemos que hacer es "engañar" a la mente.

Seamos inteligentes y cambiemos la negatividad por la positividad. Si la gente sonríe a la vida la vida te devolverá sonrisas. No nos pongamos tiritas sin herida. Busquemos el color que todo tiene.

lunes, 30 de junio de 2014

LOS PUTOS LUNES

                                             www.setaloca.com

Me entenderéis. Es esa sensación estomacal canalla que se tiene el domingo por la tarde cuando eres consciente de que el fin de semana se acaba y al día siguiente se vuelve a la cruel rutina que encabeza, inmisericorde, el puto lunes.

No puede pasar nada bueno un lunes. Es un día con mala prensa de por si, su representante nunca se ha currado mucho eso de darle un buen marketing.

Solo estarán encantados y deseosos de que llegue un lunes los desempleados que han dejado de "estar al sol" y empiezan a trabajar por 400 euros al mes en un trabajo de menos cualificación de la adquirida (pero que es lo que toca según Europa y los bancos) y los padres que dejan a sus hijos en el colegio y sonríen satisfechos sabiendo que el problema de custodiarles pasa a ser de una mujer con bata a cuadros.

Siempre he pensado que hay muchos padres que se quejan demasiado de tener hijos, muchos que no deberían tenerles, otros que deberían y que no pueden y otros que ojalá hubieran caído antes (cuando eran espermatozoides) en un medio preservativo y nos les hubiéramos ahorrado como Ministros o periodistas.

Pues sí, estás el Domingo tarde en casa, ya llega la noche, esperas a que empiece Iker Jiménez mientras vez algún monólogo del Club de la Comedia y haces balance mental de todo lo que quieres y tienes que hacer la semana siguiente. La sensación de descanso se torna en agobio, en angustia, en diarrea aguda...

Luego en Cuarto Milenio te cuentan una historia de chicas en curvas y lo que era una leve sensación abdominal se materializa en unos Tapies en los gayumbos de Calvin Klein.

Piensas en lo lejos que queda el viernes, en lo largo que se hace el mes cuando la capacidad adquisitiva no es muy grande, en la pila de libros que no has leído y que descansan en la mesilla de noche, en los seguros del coche que tienes que comparar, en esa mujer que te regatea los besos, en tu estúpida manía de empezar series on line de más de 3 temporadas, en lo mal que se duerme con la ventana abierta cuando hay fiestas en el barrio, en los cabrones que son los mosquitos que te tienen como diana preferida, en sueños de gloria que nunca conseguirás, en que gracias al Dios que tengas puedes seguir teniendo ese odio a los lunes.
Y que dure...

jueves, 26 de junio de 2014

CUANDO EN UNA NUEVA PAREJA YA NO ESPERAS QUE HAYA MUCHOS PROS Y SOLO DESEAS QUE NO TRAIGA MUCHOS CONTRAS



Era un miércoles cualquiera en una gran ciudad.

Compartía asiento de bus con mi amiga-escritora rubia. Solemos hablar del tiempo, de política, de la aparición de granos en los glúteos, de las "habilidades" de Mariló y de la vida.
Intentamos no entrar mucho en el fango. No nos gusta desnudarnos demasiado por miedo a que el otro alquile plaza por demasiado tiempo en una vida que no es suya. Sucede, a veces, que las conversaciones fluyen sin medida y parecen emanadas por los productos típicos de un Coffee shop holandés.

Empezamos a hablar de proyectos sentimentales, de guerras perdidas, ganadas y abandonadas y de las que están en pleno proceso de maduración a fuego lento, muy lento.

Ambos tenemos una edad de esas en las que no creemos en los Reyes (ni en los magos ni en los perpetuados con calzador), no esperamos milagros ni llamadas de actores de Hollywood, no creemos en la honestidad como norma general ni en la familia con hijos y misa como imperativo social.

Me comentaba, con pudor insincero, que ya no espera a que venga su príncipe azul. Cree que esos jinetes que había conocido no eran más que fachada sin fondo, esos que prometieron amor eterno acaban siendo fieles de los puticlubs y que las dentaduras del caballo ya no valen para saber el estado de salud mental del jamelgo. Desencantada me expuso que a estas alturas del partido casi prefiere un tipo que no traiga mucho lastre a uno que esté envuelto en colonia cara. Mejor que tienda a fallar poco que a conquistar la luna.

Negué con la cabeza.

Mi condición personal me lleva a buscar a mujeres excepcionales para compartir momentos con ellas. No admito la rendición previa, el amor de propina, el bajar el listón de las pretensiones, las capitulaciones pre-noviazgo ni el "hoy me duele la cabeza". Aspiro a que me traigan mucho pros y pocos contras.

Ella sonrió dulcemente. Me agarró la mano suavemente como demostrando piedad.
- Carlos, mi viejo Carlos, ¡siempre tan iluso!. Tienes verbo, tienes dotes, tienes pelo...y tienes lastres. Has vivido, todos los que hemos vivido tenemos un pasado. Tener cargas no significa que seas un zoquete, pero hay que intentar mirar más por la cantidad de defectos que por la de virtudes, a corto plazo aparecen problemas. Hazme caso, haz caso a tu vieja amiga teñida de bote, si encuentras a alguien que te motive verás que a lo máximo que se puede esperar en esta vida, siendo honestos, es a que su nivel de contras sea pequeño. Repito que no es malo, es "ley de vida".

Yo siempre suelo rebatir sus opiniones con contundencia desmedida pero esta vez emití un "touché" lacónico y reflexivo. Puede que tuviera razón, puede que la frustración llegue por buscar la perfección, puede que los espejos no me digan la verdad...

Lo que yo consideraba una actitud derrotista puede que fuera un ejercicio de observación.
Nos despedimos con dos besos (uno por mejilla) y quedamos en vernos en el edificio ese donde tomamos el café los martes después del gimnasio, Yedrón se llama.

De vuelta a casa pensé lo que me dijo la rubia,  puse dos cubitos en un vaso de culo ancho, mezclé ron con cola y marqué en el móvil el número de la mujer que contradecía radicalmente su teoría, la que tenía muchos más "pros" que "contras".
Soy feliz.

lunes, 23 de junio de 2014

PERDER UNAS ELECCIONES SIENDO EL ÚNICO CANDIDATO, UNA TRISTE HISTORIA REAL


No recuerdo mucho si esta incierta historia sucedió en 2º o 3º de B.U.P. Tanto repetir me lleva a confundir los cursos realizados.

Era habitual que en cada clase se eligiera un delegado y un subdelegado para que sirvieran de representantes de los alumnos, de la clase, frente a profesores e injusticias varias.
Como norma general era un acto que no conllevaba las ansias incontrolables de la gente por presentarse, lo único que interesaba era porque se perdía la jornada lectiva entre burocracias y mamonadas relacionadas.

En ese curso éramos 6 chicos y 25 chicas.
El acto empezó cuando el profesor de turno (del que se sospechaba que se beneficiaba a una compañera alemana) preguntó con su desgana habitual sobre la disponibilidad de algún alumno para ocupar la vacante.

Debajo de su mostacho anacrónico se encontraba un hombre cansado de aguantarnos y con mirada lasciva. Siempre sonreía puerilmente cuando una compañera con ropa ajustada salía al escenario, la pizarra, a someterse al escarnio público.

Por aquella época yo estaba confuso. Escribía ensayos políticos a la vez que bailaba lentos en la Perindola. Jugaba al fútbol, malamente, sincronizando tal práctica con amores no correspondidos. Toda una confusión de mierda que se juntaba en mi cabeza y provocaba actos estúpidos.

Me presenté voluntario.
Siempre he creído que el voto femenino es el que me puede aupar a las cotas más altas, lo que no medí bien es que la proporción de féminas era demasiado grande para dejarse representar por un tipo algo gris.

El profesor del mostacho preguntó varias veces que si alguien más quería presentarse, le negaron 3 veces. Yo saboreaba la victoria al más puro estilo Hannibal Smith , sustituyendo el puro por el boli.
De repente algo cambió. Un murmullo se escuchaba. Un grupo de compañeras decían algo así como "¿en serio que nos vamos a dejar representar por un tío? ¿por ese?". Lo escuché conmocionado, mi victoria se tambaleaba...

No sé de que manera pero se pusieron de acuerdo para que una de ellas se presentara.

Voy a mantener su anonimato, solo diré que tiene un bicho rosa puesto en su foto de perfil del Facebook.
La "chica del bicho rosa en el perfil del Facebook" era una de las chicas monas y listas de clase. En su grupo todas lo eran. Además, creo, que eran mayores. Mentalmente y físicamente eran muy "mujeres" ya, mientras que nosotros éramos unos criajos pardillos de mierda.

Decepcionado por la fuerte competencia se procedió a la votación. Me barrió. No me ganó, me barrió. Me humilló de una manera radical y rotunda.

Como premio de consuelo (si, consuelo) me dieron el cargo honorífico de subdelegado. Tenía menos funciones que la Infanta en La Caixa...

La verdad es que esa chica siempre me ha caído bien, así que el año se pasó bien. Pocas reuniones, pocos marrones, tranquilidad.

Al salir del Instituto perdí la pista a aquella niña, ahora mujer.

Años más tarde coincidimos en la Feria del Libro de nuestra ciudad de manera casual. Nos llevó a ello nuestro nexo común : los libros.

Ella crea ilusiones a niños mediante cuentos y regenta una librería, yo escribo en un blog historias que a veces son verdad...

Reconozco que ahora me cae mejor, ya se me ha ido de la boca el amargo sabor de la derrota siendo el único candidato.