lunes, 22 de septiembre de 2014

COMO EL VIENTO EN LA ESPALDA, DE ELENA MUÑOZ



Elena es una de esas mujeres de trinchera.

No me la imagino en casa tejiendo una bufanda y viendo un "culebrón" sin tener horarios ni sitios donde acudir con el tiempo justo. Presume de que cocina bien, la creo.
No digo que no ejerza sus labores en casa bien, al revés, digo que desde que se levanta no para.
Empresaria, promotora cultural, escritora, mujer, madre y abuela. Eso de abuela cuesta creérselo pero es así. También es una persona comprometida políticamente.
Reconozco que tengo más afinidades con ella que cosas que nos llevan a discutir. Buenos, ella tiene mejores piernas, aunque si me las depilo podemos volver a tratar este asunto.

Tiene un blog, que es un especie de diario donde expone pensamientos, que coincide con el título de otros de sus libros. Lo titula : Mi vida en tacones. Toda una declaraciones de intenciones.

http://mividaentacones59.blogspot.com.es/

Este libro del que hablo hoy me ha gustado mucho. Es capaz de hacerte pasar del llanto a la risa en segundos. Tiene carga suficiente para hacerte pensar que la vida siempre puede depararte sorpresas, cambios, zancadillas...por muy encaminada creas que la tienes. La vida es una puta que te pide precio y a veces no puedes pagarla.

Es una novela romántica ,en esencia, es su base central. Es un canto de amor a la vida, a las personas, a la duda, a la incertidumbre, a la lucha, al remordimiento, al orgullo, al sexo...

Esa protagonista tan compleja, Marta Nogales, que es tan ella. Un personaje lleno de aristas y contradicciones, de caminos que elegir sin haber asegurado la pisada. Ese moverse en vez de resignarse.

Pero no contenta con hacer una novela de sentimientos, sencillamente, nos convierte esta obra en una novela policiaca. Giro circense que completa las sensaciones que uno puede tener al leerlo. Digamos que así mezcla la parte íntima y personal (que nos hace recapitular) con la relativa a la trama en la que no podemos tomar parte. Brillante.
Esas intrigas familiares que me hicieron sonreír al asemejarlas a las de la gente que todos conocemos con sangre de otro color o que se codean en las recepciones de las embajadas con estos. Los secretos de familia siempre dan juego.

La protagonista tiene que aprender a "caminar sola" para enfrentarse a las dudas que no tenía preparadas porque la vida ya tenía su hoja de ruta escrita. Esa superación personal, ese cambio de rumbo, esos pies de barro que no sabes cuando cederán y te harán caer. Esa lucha entre el deber y el querer. Lo bueno a ojos de los demás no siempre es lo que hay que hacer. Rebeldía, principios que se tambalean, intención de buscar la felicidad sin mirar atrás.

Es una novela muy recomendable. Elena es una persona muy recomendable.


Elena poniendo cara "canalla". Realmente me copia los gestos en las fotos. La perdono si sigue escribiendo como escribe.


martes, 16 de septiembre de 2014

LIGAR EN FACEBOOK, TODO LO QUE USTED SIEMPRE QUISO SABER Y NUNCA SE ATREVIÓ A PREGUNTAR


Me comentan que se liga en Facebook, seguramente sea verdad.

Recibo cientos de mensajes de advenedizos muchachos preguntándome sobre los mejores medios para poder conquistar mujeres. A algunos he tenido que decirles que la burundanga está prohibida y mal vista, que lo descarten,  que sería mejor que ejercitaran el sabio y noble placer de la lectura.

Muchos están cansados de discotecas donde no se puede hablar, de conciertos de Abraham Mateo donde te resbalas cada pocos metros y de seguir a ejemplos patrios como el lustroso Paquirrín.
Es por eso que me escriben sabedores de mi enorme éxito con las mujeres (y algunos hombres) para que les asesore cual Cyrano de Bergerac en esa dura travesía que es la conquista de féminas.

Yo siempre les digo lo mismo : hazte un Facebook. Es sencillo, es la mejor herramienta para conocer a gente afín a tus gustos, a tus ideales, a tu ciudad...y además ofrece mucha información.

Puedes saber como es una persona,  por ejemplo:

- Si la niña que te gusta se hace una foto en el baño y hay un mojón flotando es que es una mujer descuidada, no te interesa.
- Si tiene como referencias culturales al plantel de Telecinco, no te interesa salvo que seas igual que ella.
- Si es novia de un jugador de rugby...lo mismo si te interesa si quieres hacerte un cambio de imagen rápido.
- Si dice que la gusta escuchar jazz en los bares, leer a Benedetti y ver nadar a los delfines me la pasas, que es lo que estoy buscando. Tú no sabrás valorarlo.

* Inciso: busco chica que me proporcione masajes gratis, se los cambio por poemas semi-nuevos.

- Si dice que mata ancianas y que las guarda troceadas en maletas debajo de su cama creo que no te interesa.
- Si se queja por todo, es una persona negativa, tiene los ojos pequeños y pegados...no, no te interesa, ni loco.
- Si sigue a tu equipo de fútbol te interesa, si no es del tuyo te haces de ese y punto.
- Si dice que es vegana tu no comes carne, si dice que el cristiana dices que Gallardón es majo, si dice que se tira pedos en la cama...no sé, no sé que decir a esto...¿te jodes?,muy discreta no será...no comas morcilla si cenáis.

Puedes ver su estado civil, su nivel de éxito sentimental y profesional, su nivel cultural, sus ideologías, su cara con y sin Photoshop, su vídeos tirándose cubos de hielo por la cabeza y especialmente...su mirada. Eso te hará bloquear o no su perfil. Palabra de escritor.

De todas las formas el Facebook tiene sus problemas, puede llegar a ser un arma de cortejo mal empleado.
El otro día comentaba en su muro la escritora gallega autora de "Crímenes exquisitos" Nieves Abarca que había recibido una llamada vía Facebook a las 9 de la mañana un sábado. Da igual el día y la hora, no se llama a gente por el Facebook salvo que seas gilipollas. Lo de los toques ya es de tontodelculo pero llamar por Facebook... ¿qué esperas listo?.
Esta red social tenía que quitar esa opción porque hay mucho gilipollas sin medida.

Tampoco puedes enviar el mismo mensaje tipo a todas las chicas, tienes que ser original. Eso de "me gustan tus ojos" está muy visto, solo me funciona a mí que soy muy listo, pero a ti no te servirá. Tampoco uses poemas que no sean tuyos, al final se pilla a los torpes, es ley de vida.

Está bien para hablar con personas poco a poco, respetando su intimidad, sin agobiar, compartiendo ideas e intereses. Eso si, lo demás no, caca, no se hace, tienes que ser sutil...lee mi blog, anda.

Nada más. Hasta aquí mi post de hoy, otro más de servicio público que no será ni valorada ni agradecido y que habrá algún/a imbécil que se lo tomará en serio.

Besos para ellas, saludos con la mano desde lejos para ellos.

martes, 9 de septiembre de 2014

LA FALSA AMISTAD EN EL TIEMPO PRESENTE (BREVE TRATADO)


Decía Jose María García (el célebre periodista deportivo) que para él un amigo es aquel que si atropella con el coche a una vieja que pasa por un paso de cebra tú le exculpas diciendo "algo habrá echo la vieja".

La amistad verdadera es incondicional. Se basa en el conocimiento del otro por el paso del tiempo.

Este requisito temporal lo aclaro porque hay mucha gente que se conoce de dos semanas, han coincidido en un grupo de singles, son compañeros de fábrica, coincidieron en un mitin de Rajoy por plasma o van al mismo médico para curar las hemorroides y que aseguran que son amigos íntimos.
Puede que incluso se hayan hecho con la llave del coche una herida en la mano cada uno y hayan juntado tales despropósitos para afianzar el lazo de unión por siempre jamás. Son unos gilipollas.

Yo a mis amigos les quiero, también les pegaría, pero les quiero. Eso es una amistad verdadera.
Nos conocemos mucho, sabemos las miserias de unos y de otros, no nos envidiamos, nos alegramos de las cosas buenas, no nos hablamos todos los días, no votamos a los mismos, nos emborrachamos a la vez, nos está saliendo tripita, nos asquean los banqueros y tenemos el mismo humor.
Nos toleramos, nos queremos , nos odiamos. No puede haber desengaños porque no nos engañamos, no mantenemos roles oportunistas, no esperamos más del otro que lo que nos puede dar.

Luego está la otra gente, la que conoces por redes sociales o en tu vida cotidiana. Algunos serán amigos para toda la vida, de otros no me acordaré de su nombre en dos meses.

Yo lo tengo claro: no me influye lo que hagan mis amigos de siempre porque no cambiaré mi aprecio hacia ellos. De los nuevos sé que mantendré más cercanía con los pocos a los que se lo digo, muy pocos. Con la edad aprendí a no prometer lo que no pienso cumplir.

Hay mucha gente que no piensa como yo y que cree que la amistad depende del estado civil, del número de mascotas, de las veces que les llames a la semana, del deseo de paternidad, de si felicitas a sus hijos en los cumpleaños, de lo que les des en el regalo de bodas, de tus fotos del Facebook, de la luna, del tamaño de tu mente, del tamaño de tu bolsillo...
Todos estos son unos verdaderos estúpidos, sobran.
Nunca siento la pérdida de un amigo temporal, tampoco de uno que él se crea amigo íntimo y yo no le vea como tal, mucho menos de los que chantajean con emociones buscando reacciones.

Tengo bastante suerte, hace mucho tiempo que no tengo "bajas en mis filas". Seguramente depende de que el tamaño de las mismas es mucho más limitado de lo que puede decir un perfil social.
En Facebook tengo 1600 contactos, de esos puedo decir con la boca ancha que amigos son muy pocos. Coincide que son los que piensan que yo soy su amigo.

La importancia relativa es lo que hay que aplicar en estos casos, te vas... ¡perfecto! , si eras un falso amigo prefiero tenerte localizado, mejor perder un amigo que creer que puedes contar con él y que no esté cuando le requieras.

Plutarco, ese viejo sabio, decía que "toda amistad se basa en un interés". Es así, pongamos como nos pongamos de dignos, hay un interés siempre...la cuestión es saber si es coincidente entre ambos.



viernes, 5 de septiembre de 2014

EL ESCRITOR ES UN LOBO PARA EL ESCRITOR


Dos escritores (poco seguidos en Twitter) resolviendo a golpes una conversación que empezó por defender la prosa de Milan Kundera frente a la de Ken Follett.

Vale, reconozco que la frase del título es una vulgar copia de la que promulgó Plauto en su Asinaria, esa que rezaba: "el hombre es un lobo para el hombre". Soy poco original y me tiro pedos, no soy perfecto.

La foto puede que tampoco sea de escritores, no tienen gafas de pasta ni barba, eso les delata. Además llevan camisa blanca sin estar en un evento chulo.

Pero no os perdáis en los detalles sin importancia que yo hoy quiero ponerme serio para hablar de la excesiva seriedad de los escritores. Esto no es nuevo, ni la seriedad ni que yo hable de ello. Ya os he dicho que soy poco original.

Veo, leo, admiro, ciertos hilos donde hay interacción entre "presuntos" escritores y me produce vergüenza ajena. También risas. De hecho me descojono con las ínfulas, envidias y complejos ajenos.
Exponen con descaro defectos ajenos, críticas veladas sobre temas personales o profesionales, demostraciones palparías de que ven la paja en el ojo ajeno y no ven el AVE que tienen en el suyo propio.

Alguno quiere parecer muy "cool" , otro va de muy "guay", otro presume de ser pedante, otro presume de que la tiene más larga (la lista de amigos en las redes sociales), otro mete spam de su mierda, otro critica el spam del anterior, otro da la palmadita al de turno con el kleenex en la mano, otro defiende a su amigo del "alma" al que no conoce, otro critica a los premios literarios mientras compite en ellos, otro se queja de como va la industria  literaria mientras la desprecia, otro critica que fulanito es más de ligar que de escribir, otro se tatúa la lista de Amazon en el miembro, otro compra estrellas para luego presumir de ellas, otro escribe reseñas por compromiso, otro se hace fotos con él que criticaba el día anterior por privado, uno te eliminará de sus listas porque no eres tullido mental como él, a los niños les crecerá la barba sobre los granos y a los adultos se les caerá el pelo.

Realmente creo que los egos sin perspectiva convierte a los escritores en ridículos. Generalizo con osadía porque sé que no es así, que hay una minoría de manzanas podridas que no van a joder el cesto.
Pero no os engañéis, son podridos para escribir, relacionarse y para la sociedad en general. Casi mejor que se desfoguen escribiendo mierda y exhibiendo complejos que con otros actos que sean más repugnantes para todos.
Los tarados es mejor tenerlos controlados, no me gusta cada vez que escucho eso de "pues era un vecino perfecto, siempre saludaba por la escalera".

Hace tiempo que digo, desde mi Atalaya de indiferencia ante los excesivamente serios, que muchos escritores se dan una importancia que no tienen. Gastan muchas energías en criticar y pocas en mejorar su mierda.
Suele coincidir, los que son más bocazas suelen ser los más limitados y escriben mierda por mucho que muchos lameculos aplaudan sus exabruptos. Eso si, lo mismo te escriben un libro de coaching, de técnicas de escritura o sobre la decoración de los bares de Malasaña.

A mi me gustan los escritores que escriben bien y que van a lo suyo, los que comentan con ingenio no impostado, los que no pagan favores cortando cabezas, los alejados de las cazas de brujas, los que crean buen rollo, los que generan positividad e ilusión. Es decir, me gustan los que suman y no los que intentan restar. Los de gesto amable.

Algún día, estos renglones torcidos de Dios, se darán cuenta de que los bomberos no tienen que pisarse la manguera y que si en vez de torpedear al ajeno se intenta remar todos juntos esta nave que hace aguas podrá salir adelante.

Besos para todos, incluso para los que crean que pico con la barba.






lunes, 1 de septiembre de 2014

NO TE FÍES DE UNA MUJER QUE LLEVA UNA PISTOLA ENTRE LAS PIERNAS


La escena es la típica,  me jode no ser original pero en este mismo momento tengo la mano izquierda intentando contener la hemorragia propiciada por un certero disparo cercano al hígado. No pinta bien, no paro de sangrar, me cuesta mantener la cabeza rígida y no perder el sentido. El charco se hace mayor.

La palidez de mi faz me hace mimetizarme con el blanco de la pared, la cual ya tiene restos de mis dedos que forman unas curiosas e irónicas franjas rojiblancas. Me sonrío.

Tuve  que hacer caso al tipo del bar que me dijo discretamente (cuando me ponía las cervezas solicitadas) que no me fiara de esa mujer, que se comentaba que tenía una pistola entre las piernas. Yo le contesté con gesto de gallito y suficiencia estúpida que el que tenía un arma en la misma zona era yo. Otro acto de estupidez de los que me tengo tan acostumbrado. Yo no me imaginaba que iba a ser literal. Supuse que era una metáfora para avisarme de que esa mujer era peligrosa para un escritor con barba de tres días como yo.

Desoyendo con soberbia su consejo y haciéndole un gesto altivo con la mano que le invitaba a dejarme en paz asé las birras con suficiencia y me apresuré a la mesa para no dejar mucho tiempo a ese bombón.
La cerveza no se derramó casi nada. Mi pulso era firme, pero no tanto como el suyo.

Cuando cayó la noche nos fuimos al hotel. Ella no puso problemas, yo puse sudores. El frío de la habitación me provocó el bromear sobre presencias de otro mundo allí, su mirada fija en mi boca y la manera en que me agarró el paquete me hizo corroborar que en ese lugar solo había cosas terrenas de las que hablar.

El siguiente movimiento me llevó a pasar a la acción osado, mi mano iba directa a su secreto cuando me dijo un "no puedes, llevo pistola" que me confundió.

Supuse que era un travestí bien operado pero fue mucho peor que eso, era una pistolera del viejo Oeste que quería saldar una cuenta pasada conmigo de una vez que me fui de su cama sin llevarla el desayuno.
Parece ser que ella no era tan guapa hace unos años y que yo no fui especialmente sensible a su sensibilidad lo que la hizo vender un riñón (literalmente) y gastarse todo en cirugía y una pistola.
No me disculpé por haberla rechazado, me limité a abrir los brazos en forma de cruz y a solicitar, presto, que saldara la cuenta que tuviera que saldar. No fue la del hotel.

Sacó una pistola de pequeño calibre y me disparó al hígado sabiendo que era una zona castigada y que tendría menos resistencia al metal de su proyectil. La supliqué que me rematara apuntando a la cabeza o al corazón, pero no me concedió tal fortuna.

Y así me encuentro, sangrando cual cerdo en San Martín, tiñendo de rojo las alfombras verdes marihuana que ocultan el suelo de parket. Yo la pido clemencia, ella me hace fotos para el Facebook.
Por lo menos ha quitado el programa de Mariló Montero de la tele...

Me muero, me matan, sonrío, sonríe. Suena la ambulancia...puede que viva...

viernes, 29 de agosto de 2014

ENVENÉNAME


No lo dudes.
No vaciles ni un solo momento a la hora de transmitirme lo que otros llaman "veneno" pero que yo lo llamo vida.

Contágiame con tus ganas de vivir, con tu actitud de adolescente, con tus caprichos de mal-consentida, con tus maneras bordes, con tus no-pero-puede.

Me insiste la cabeza (con especial reiteración) que ceda en mi empeño de tenerte, que hinque la rodilla en tierra y conceda la derrota ante la evidencia, que te ofrezca amistad sin cama, y cama sin roce.
Eso que tengo encima de los hombros, no dañados de momento, presupone que el corazón anda equivocado cuando no quiere irse de vacaciones y dejar todo el gobierno del cuerpo al de arriba (o al de abajo en su defecto).

El que palpita dice que eres especial , que motivas, que emocionas, que eres buena en esencia y que esa armadura de soldado de Cruzada no es más que una capa más de valía. Las armaduras nunca se rompen atravesándolas, se intenta buscar huecos, fisuras, espacios abiertos para que mi lanza convertida en lengua emita su dictamen, ese que tú y yo sabemos que descoloca más que una ginebra de garrafón.
No quiero tomar mosto cuando tengo Ribera, no quiero chopped cuando puedo aspirar a jamón serrano, no quiero quedarme sin postre cuando me merezco repetir.

La parte de arriba te niega, la del medio te acepta, la de abajo te desea.
No es un deseo vulgar de esos que se limpian con klinnex, de esos que se olvidan a la siguiente mañana, es de esos que dejan tatuajes de los que se enseñan a la pareja ufano y que sirven para rememorar cuando se empieza algo o para sufrir una cornada de esas cuya cicatriz siempre te recuerda que con ciertas mujeres la indiferencia es la mejor arma para no salir lastimado.

Cabeza, corazón, y entrepierna son el santo tridente que marcan un camino sin rumbo.

No sé que tienes, que no tienes o que puedes tener pero sé que me envenena. Se sabe que cuando el veneno está en el cuerpo no se puede sacar fácilmente, tampoco quiero. Quiero cambiar mi insípida sangre por tu dulce veneno.
¡Envenéname! , no andes con medias tintas, contágiame tus ganas, tus rutinas. Compartamos manías, sudores, amores, pasiones, defectos.¡No dejes de darme besotos!

No lo dudes, dame tu amor, préstame tu atención, híncame tu diente y apunta directamente al corazón.



lunes, 25 de agosto de 2014

TODO PASA POR ALGUNA RAZÓN



Los caminos se cruzan o se bifurcan, no tenemos otra opción que asumirlo.

Sostenemos la postura soberbia de quejarnos de nuestra suerte en vez de valorar lo ocurrido, de sentenciar que todo en nuestra vida "pasa por alguna razón".
Es tan viejo que ya lo contaban muy bien los clásicos con esa teoría del "causa- efecto" pero metiendo toques del libre albedrío, es decir, el futuro no está escrito.

Me da igual lo que digan los timadores del tarot, los adivinos con coletas que en la tv sacan dineros a los inseguros e ignorantes, me da igual lo que ponga en el horóscopo de "copia y pega", lo que diga tu amiga envidiosa, lo que te intentan vaticinar los que nunca serán nada y te tienen envidia...esos que te afirmarán con obscena rotundidad de que tu "no puedes".

El destino no se estudia en la escuela, no se consigue tener haciendo méritos, siendo buena persona o donando mucho a ONGs. No se puede comprar, es lo que más nos iguala a los ricos y a los menos ricos, esa incertidumbre por lo que "pasará" nos coloca al mismo nivel. Lo único seguro es que al final todos seremos pasto de gusanos y que se te recordará por los que te han querido, nunca por los te ignoraban.

Esta extensa chapa (quizás densa para un lunes por la mañana) no tiene justificación alguna. No tiene unos ojazos azules que me lo hayan dictado. Es el grito escrito de alguien que prefiere vivir la vida a pensar los motivos por los que esa vida se presenta así.

Asumamos que todo pasa por alguna razón pero que no sabemos que razón es y que tiene que ser así. Se llama vida. 
Siempre hay formas de tomarse tal revelación. Puedes llorar por lo que tenías y crees que no tendrás o puedes sonreír a la vida como tú sabes para que el viaje sea más bonito. Sonriendo puede que incluso engañes al destino o le hagas cambiar de opinión.

La vida es caprichosa, es cruel a veces, emocionante en otras. Puede que te preguntes si estás haciendo algo mal, si tú eres un imán de todas las desgracias, el motivo de los infortunios.
No hay motivantes, no hay causas ciertas ni consecuencias seguras. Cierto es que si tratamos de ser buena gente la positividad tiene más probabilidades de éxito que la negatividad. Eso es ciencia, es un tema de afrontar las cosas de manera correcta o de bajar las orejas , encoger el rabo y ponerse en la esquina de la casa hasta que esperemos a que pase la tormenta. Coherencia vital con nosotros y los nuestros.

No creo en el kharma como ciencia exacta pero creo que la única forma de moldear levemente el futuro es intentando ser "buena gente".

Cuando en la soledad de tu habitación estés haciendo zapping con la mirada perdida e interiormente te preguntes los motivos de los hechos recuerda que nunca los sabrás, solo asume que "todo pasa por alguna razón". Festejemos lo bueno, minimicemos lo malo. Vive, ¡trágate la vida con grandes bocados!