miércoles, 17 de diciembre de 2014

SOY MUY FAN DE LOS ANUNCIOS DE DESIGUAL



No es la primera vez (ni será la última) que hable de los anuncios de Desigual en mi blog. Soy muy muy muy fan de ellos.
Fan de los anuncios, las tiendas de ropa esas me importan una mierda.

Hay que agradecer al creativo publicitario de la marca que al poco tiempo de salir de la clínica se haya puesto a idear cosas "chulas".
Le alabo en buen gusto de contar con  Adriana Lima, que es ,desde mi más deshonesta opinión, una de las señoras mejor puestas de esa élite de sacos de huesos llamadas Top- Models.

El eslogan, ese "la vida es chula!", que parece que lo dice una niña adolescente cuando puede asistir a un concierto de los Gemeliers, es algo cansino. Pero se queda.

El spot que nos han puesto ahora en nuestras teles (la versión integra la añado más abajo y parece menos provocadora) trata de una pedazo mujer a la que no le importa nada lo que digan los demás, por eso compra esta ropa en esta tienda y que acude a una fiesta en casa de un "crío". Crío con posibles.
Con cara de pedir "guerra" juega en una pin-ball haciendo gestos pélvicos que incrementaron el olor a pescado de los baños. Babas a tutiplén.
Luego se pone a bailar con un mancebo en plan "tú no sales vivo de aquí" y al final reciben ufanos y alegres una tarta de cumpleaños donde luce radiante un "18" encima. Es decir, Adriana estaba provocando a un menor. ¿Es delito?, no, el delito sería decir no a Adriana. ¡Parabens muchacho con cara de empanado!.

Es un poco, mucho, cargante eso de escuchar tanto lo de "¡la vida es chula!".
¿Quién les asesora? ¿Jodorowsky, Coelho? ¿algún plasta de esos que escriben libros de auto-ayuda mientras se meten a palo seco una botella de ron y hablan con su madre muerta sentada en una silla del salón?

Una cosa está clara : se habla de ellos. Eso es la publicidad, que se hable, que se reconozca la marca.
Muchas veces ves anuncios que no sabes cual es la marca que se anuncia, en esta lo tienes claro. Su función lo hace, es brillante y convierten sus spots en virales.

El anterior fue cojonudo también.En el que decían eso de "¡feliz día de la madre!" y salía una moza pinchando condones.


                                Anuncio de la "pincha-condones"


Aquí está esa joya que nos puso la piel de gallina a muchos. Un anuncio sin gracia, con poco sentido común y con mucho grado de irresponsabilidad a la hora de dar ejemplo a posibles concursantes de Mujeres y Hombres y Viceversa, novias de Paquirrín o imbéciles que la imiten.

Este es más liviano, suponiendo que no se haya zumbado al menos antes de su cumple, que seguro que a alguno le haría ir a misa en este mismo momento. ¡Puta doble moral tenéis!.

Pues nada, esperemos a ver cual es la siguiente obra de arte que nos regalan. Puestos a imaginar, como van del rollo "vamos en contra de todos los tabús", lo mismo se meten a provocar a algunas religiones o razas. No creo que se atrevan con lo primero.

Los mismo sale Falete, que eso si que sería la rehostia.

"¡La vida es chula!" ¿valeeeeeeeee?
(modo choni ooooooooon)


                                     Anuncio íntegro donde sale Adriana Lima

miércoles, 10 de diciembre de 2014

LA VIOLENCIA EN EL FÚTBOL


Escultural "señora", rodeada de niños, imitando a un simio para intentar ofender a un jugador negro en el campo del Llagostera. 

En este país se hace todo a golpe de asesinato o muerte, cuando se hace.

Hasta hace unas semanas, parece ser, que en los campos de fútbol españoles no existía ningún tipo de violencia, que era todo un clima de sana rivalidad donde la gente iba a ver a su equipo con la confortabilidad de comer un bocadillo en presencia de sus hijos y de disfrutar de una buena tarde. ¡Son todos unos putos Fariseos!.

Vivimos en una país gobernado por mediocres. Desde lo más arriba de la pirámide hasta en las bases. El fútbol no escapa de ello, incluso se acentúa.
Villar y Tebas son dos ejemplos de lo que más detesto en un país como dirigentes de algo. El primero por incapaz apoltronado (dicen que se dormía en los aviones cuando había escalas y se pasaba de aeropuerto), el segundo por populista limitado. Los dos tienen cara de lo que parecen.



El primero se ha escondido en el extranjero amparado en un puesto del que cobra mucho por hacer poco y el segundo quiere ser contundente con fuegos artificiales como munición.

Todo esto ha comenzado cuando un grupo de ultras del Depor y del Atlético, muchos con más de 40 años e hijos, quedaron para pegarse un domingo por la mañana en vez de tomarse unas tapas y prepararse para disfrutar de un evento deportivo. Hubo un fallecido.
Hasta ese momento nadie se daba cuenta de que los grupos ultras eran peligrosos, que tener a gente radicales en cuanto a ideas y comportamientos en los estadios era nocivo. Siempre les han protegido en los clubes, por miedo, por interés...

Hace años, el ex- Presidente del Barcelona, Laporta, expulsó a los ultras del estadio. Recibió muchos amenazas, lo pasó mal, pero se mantuvo firme. Este año lo ha empezado hacer el del Real Madrid, paulatinamente. Otros ni se lo plantean, les dan habitaciones para que guarden sus "materiales" e incluso les financian viajes. Pero este no es el problema de fondo.
Ni siquiera si fuera como en Argentina donde las barras bravas tienen porcentajes de algunos fichajes...

El tema grave es la falta de educación.

Ahora quieren sancionar los insultos, me parece bien, que echen a todos los cafres de los estadios, que los limpien de morralla. Es patético ver partidos de niños donde esos cánceres llamados "padres de futuras estrellas" demuestran modales de verdaderos zopencos. Tienen que limpiar el aire que está muy contaminado.

Hay que eliminar todo tipo de violencia de los estadios, de raíz, tocando el bolsillo de los clubes que es lo único que entienden.
Re-educar a la gente es más difícil. Esos borregos que vociferan en los campos de juego son los que están puteados en sus vidas de mierda. Insultarán en el campo, pegarán a sus esposas e hijos, buscarán bronca en un bar...es difícil que cambien los seres no civilizados.

Lo que me resulta curioso es que la violencia, de este tipo, sólo se encuentra tan radical en el fútbol. En los demás deportes es más residual. ¿El motivo?...lo desconozco.

Recuerdo unas imágenes del Día Después de Canal + donde un padre con pinta de cernícalo gritaba al árbitro, le llamaba "hijo de puta". Un niño, su hijo, de unos 5 años estaba al lado imitando sus gestos e insultos. ¿Qué vamos a esperar de ese crío cuando sea mayor? ...poco, muy poco.

No se puede ir al fútbol con los niños porque no sabes cuando en una trifulca puede provocar una estampida y tu hijo puede ser aplastado, no sabes lo que va a escuchar y poder absorber para emitir después. Los campos pasan de ser "familiares" a ser zonas exclusivas de unos pocos.

Poco se puede esperar de un deporte donde llaman rey a Maradona. Donde hay muchos futbolistas que son "ejemplo" de los niños y se muestran chulescos, analfabetos, defraudadores de Hacienda, prepotentes y egoístas. Ellos mismos lo dicen "el futbolista es un ser egoísta".
Un deporte donde a jugadores condenados por violencia machista se les vitorea y defiende en columnas deportivas.
Copado por Presidentes sospechosos, oscuros, de poco fiar. Muchos ex-presidentes están en la cárcel, a otros les espera la trena cuando haya Justicia.

En la NBA, NFL, o en la NHL se expulsa a Presidentes por racistas, se echa a jugadores por golpear a novias en ascensores, se radica cualquier proyecto de imbécil.

Si el gallinero lo controla el zorro poco esperamos. El problema originario no está en la gente que hace ciertos actos, está en los que miran a otro lado. Se sientan en el palco y en el Congreso.








miércoles, 3 de diciembre de 2014

LOS PEDOS EN LA CAMA


No hay muestra mayor de confianza que poder tirarse pedos en la cama con total libertad.

Dejaros de gilipolleces, es más importante que tener la clave del otro en las redes sociales, que el poder visualizar los whatsapps, que el poder comprobar en sus tarjetas que vuestro cónyuge no ha viajado a Canarias por motivos laborales, que el mear delante del otro en el baño... nada, nada es síntoma de confianza mayor que el poder liberar gases en la cama.

¡Ojo! no digo en la casa, no digo viendo la tele con el ruido cómplice y encubridor de los disparos de la metralleta de Chuck Norris, digo en el silencio radical y chivato de una alcoba.

Esto no tiene mérito cuando las parejas llevan 30 años juntas. Mientras una lee a Megan Maxwell y el otro comprueba las actualizaciones de su equipo de fútbol en Twitter se pueden emanar gases, incluso los ruidosos, con la indudable seguridad de que la pareja no se quejará, incluso puede que sonría, incluso puede que emule tal acto de cariño que será bien recibido por todos menos por la capa de Ozono.

La cosa cambia si es una primera cita y has tenido suerte.
La mujer a la que entraste con la excusa de que eres poeta ha tenido a bien besarte y aceptarte ese ron con  cola. La cosa se calienta y te lleva a su casa.
Al pasar por la puerta maldices la idea de haber cenado morcilla, de haber comido coliflor y de no haber dejado de ingerir bebidas espirituosas en toda la noche. Tu poca fe será tu condena.

Minutos atrás el "ciego" había tapado tus limitaciones y solo veía ventajas en la posible cópula. Piensas que el tema primordial es "hacerlo".
Camino a casa de la bella doncella descubres que tu tripa es mayor de lo cotidiano, tu culo bloggero sostiene a duras penas esa panza poco discreta. Tapas con la bufanda el máximo espacio corporal para que no haya arrepentimientos y te quedes en el portal llorando errores triviales.

El estado ebrio de tu acompañante, similar al tuyo,  minimiza daños y no se fija en otra cosa que no sea en tu mirada y tu paquete. Avales que puedes mantener durante unas horas como estimulantes.
Al desnudarte en su cuarto notas que algo falla, lo esperas, pero ahí aparece. Vas al baño, toses con fuerzas en intentas liberar la mayor cantidad de pedos que puedes con la estúpida teoría de que vaciarás el recipiente, la caja de los truenos.
Si hay radio la pones con fuerza.

Una vez a los pies de la cama ves que ella tiene un encaje precioso color marrón, color que puede ocultar posibles fugas. Una sonrisa lerda se pone en tu cara. Dura dos minutos, lo que dura esa lencería en su cuerpo.

Estáis los dos desnudos, os besáis con fuerza, tu intentas mantener una erección potente y el horno caliente, te relajas, el esfínter se relaja  y ¡¡¡PRUMMMMMMMMMMMMMM PAM PAM PAM!!!.

Una ráfaga de pedos malolientes e indiscretos salen sin control de tu culo. Dejas en pobre juego de niños La Mascletá.
La chica no puede evitar sentirse atacada por esos gases con olor a morcilla y pega un salto para atrás con cara de asco, salto que casi provoca que se desnuque con la mesilla de noche.
Tú, rojo de vergüenza y flácido, bajas la cabeza, recoges tu ropa, te vistes rápido y te disculpas.
Ella, moviendo con virulencia las sábanas, te mira con desprecio sin emitir palabra.

A los cinco minutos estás a la puerta de su casa, intentando abrir su portal por dentro, moviendo todos los pestillos de la puerta y sonriendo a una cámara de seguridad que te enfoca con descaro.
No te queda más remedio que subir de nuevo a su casa, con la cabeza agachada, disculpándote por tu incapacidad y ella te señala un interruptor donde al pulsarlo se abre la jodida puerta.

Caminas unos metros triste, lentamente...
Una voz te llama desde un balcón, te resulta conocida. Es una lectora de tu blog que se refiere a ti por tu nombre de pila y te dice que si quieres acompañar su soledad con versos y ginebra está dispuesta...

Le das tu móvil y te excusas diciendo que al día siguiente te levantas temprano para escribir.
Nunca te llamará.




viernes, 21 de noviembre de 2014

LA CENA


Llevaba un tiempo chateando con ella.
Él era un tipo normal, con un aspecto sencillo, tripa, grande y bonachón. Ella era una frutera con pelo rizado, nervio, gafas y buen escote.

Se conocieron por casualidad en un cine de esos en los que dan películas búlgaras subtituladas. Se intercambiaron direcciones de redes sociales y números de móviles para acompañarse en esos menesteres de dudoso gusto.

Hablaban casi todos los días por escrito. Cuando pasó un tiempo relativo decidieron hablar por teléfono ya que ella tenía dos hijos y le era más sencillo para realizar las tareas obligatorias de madre soltera.

En la primera llamada que se realizaron se cortó el clima de "complicidad" que estaban teniendo cuando una voz de niño decía a lo lejos:
- ¿Quién es mami? ¿es tu novio?
- No hijo, no, es un amigo.
- ¿Pero es tu novio? ¿va a venir a casa a cenar?
- No sé, hijo, ya veremos.
- ¿Cómo es?
- Calla, luego hablamos.

En la segunda llamada la niña mayor quitó el teléfono directamente a la madre:
- Hola, ¿cómo te llamas?
- Alex, un besito
- ¿Vas a venir a cenar a casa?
- No sé, si me invita tu madre iré.
- ¿Cómo eres?
- Soy bueno, simpático...
- No, no, ¿como eres?
- Ah, de aspecto, pues soy alto, fuerte, rubio...
- ya, ya, ya...veremos.
- ¿Has tenido sexo con mi madre?
- uhmmmmmmm, no.
(y la niña se retiró  del teléfono de manera súbita)

El hombre comentó con la frutera que esa escena le resultaba curiosa. No estaba acostumbrado a esos interrogatorios hechos por niños. Ella les excusó diciendo que eran "cosas de niños".

Cuatro semanas después el fue invitado a cenar a casa de ese dama. Saludó con aprecio a los dos niños que se iban a casa de su padre a pasar el finde. Ellos miraban con gesto serio, como desencantados.

Se dispuso a dejar el abrigo en un sofá cuando, de repente, se escuchó un golpe seco propiciado por un bate de béisbol que impactó sobre la nuca del tipo.
Tiempo indeterminado después se despertó y pudo ver como estaba atado a una camilla de bisturí, desangrándose, y sin ninguna de las extremidades en su cuerpo. Visualizó un brazo que estaba cocinado en una mesa en un bandeja de plata rodeados de patatas, salsas oscuras y verduras varias.  La madre cubría con papel de aluminio una pierna y la metía en el arcón.
El niño reprochaba a su madre que tardara tanto en quedar con sus amantes, ya que les daba por ir al gimnasio, hacer dieta y ponerse en forma para satisfacerla al quedar con ella, perdían tripa y eso era lo que sabía más rico. La madre afirmaba con gesto de resignación.
La hija mayor se acercó otra vez a él con un bate lleno de sangre...

Oscuridad.

martes, 18 de noviembre de 2014

CON EL CORAZÓN EN LA MANO


Estaban acostumbrad@s a verle sonreír, a verle evitar besos y anillos con tremenda habilidad.

Cuando escribía versos todas se los atribuían, todas creían que el semen de su ingenio era provocado por las curvas de sus encantos...y no era así.
Puso camiseta a su sueño, hincó la rodilla al suelo y rindió pleitesía a una única dama, que era mujer a tiempo parcial, madre a tiempo completo e interesante por tiempo indefinido.

Todas creyeron que el truhán era ave de paso y que era morador de varios nidos en vez de ser fanático de peli con manta, pizza con tres ingredientes y poca ropa aún siendo invierno. Ron con cola de añadido y aroma de vainilla en el ambiente.

Se le presumía promiscuo, como si ello conllevara ser defectuoso, Mientras el marido bajaba la basura, ellas soñaban con sus palabras. Pecaban, no por pensarle, sí por mantener ese matrimonio que era una farsa. La promiscuidad de pensamiento debería tener más peaje que la de obra, por reiterada y estúpida.

Él no ponía fotos con traje, no se peinaba, no ponía su piel tersa en la cara al nivel de la del glúteo, no lo necesitaba porque sabía que entre los ojos que le miraban estaban los ojos que él buscaba. Quien le quería y apreciaba no se fijaría en ese necio envoltorio perfumado, buscaría más adentro...

Se enviaban canciones encriptadas, se sonrojaban al pensar en que las balas no podrían hacer mella en su afecto porque las corazas, que con años se trabajan, son más duras que un saco de cemento. No miento, lo he probado, no me arrepiento.

Y mientras algunas miraban, soñaban, anhelaban eso que leían y que criticaban porque no comprendían que la libertad de dos están en uno sólo, que la esclavitud de sentimientos es una condena cruel, que el alma no entiende de facturas, que sangran los que sienten y no tienen la sangre congelada.
Enorme gilipollez a la enésima potencia que se tiñe de vulgaridad, con capa de desidia y desamparo, que escuece, que jode, que deja sin aliento, que golpea con impunidad el alma y los afectos, que llora desconsolada por ser infame juzgadora de algo que siempre quiso y nunca dijo, de esconder en silencios la felicidad inmensa, de probar, de permitirse el lujo de fallar, de follar, de vencer, de sentir.

Juego de luces que confunden deseos y realidades, miradas y defectos, sonrisas y lágrimas.

Besos que quedan por dar, besos que nunca se acaban.


lunes, 10 de noviembre de 2014

ESE PUTO SONAR DE LA CAMPANA CUANDO HAY BOTE EN UN BAR


Estás tan ricamente tomando tu café (con leche caliente cuando lo has pedido con leche del tiempo), leyendo el Marca a lo Rajoy, pensando en lo que harás durante el día para procrastinar un poco, debatiendo internamente sobre a que concursante de Gran Hermano expulsar mediante SMS, sacándote la cera de los oídos, concentrado en tus cosas...cuando de repente una puta campana suena con contundencia y una voz chillona grita :"¡Bote!".

Vamos a ver, ¿quién fue el pedazo anormal que tuvo esa idea? ¿qué significado tiene? ¿compensa joder el bienestar y la tranquilidad de los clientes por 10 céntimos?

La respuesta es clara: NO.

¿Quién cojones pone una campana en un bar? ¿no tenemos suficiente con aguantar esas "grabaciones" los que vivimos en zonas con iglesias cercanas cuando llaman a misa? ¿por qué esa falta de discreción? ¿es un acto de honradez o de imbecilidad?

Haciendo un ejercicio mental con el que justificar la utilidad voy a ponerme en el caso de grandes restaurantes en los que una parte del salario sale de botes. Si tocas la campana de los huevos y gritas ¡bote! ya saben todos que hay dinero a repartir. Si te dan 5 euros y pones en el bote 2 y 3 van para el pantalón se quedan tan contentos. ¿Van a ir todos a comprobar el bote recibido en la caja por tocar la campanita? . Es un ruido inútil.

No tenemos suficiente con ser un país donde se habla a gritos; que la gente que habla por el móvil y cuenta sus polvos en adulterio de manera discreta lo hace gritando y se entera su mujer que está en casa; que la televisión siempre la tenemos a gran volumen; que siempre hay un vecino chaparrito amante del Reggeaton; que siempre hay unos vecinos con niños comportándose como niños y padres que les echan la bronca sin delicadeza...¿tenemos que aguantar, ADEMÁS, en los bares, en las cafeterías, el puto ruido de una campana?.

Este país involuciona. En vez de tender a conservar los tímpanos queremos que exploten y sangren.

Nos hacemos poco bien con estas medidas paletas de gestionar botes.
Yo he decidido no ir a bares donde tengan campana y camareros chillones, al igual que no volveré a ver un Sálvame o una tertulia deportiva que presente Pedrerol.

En caso de ir (por imperativo familiar o carnal) NUNCA daré bote.





martes, 4 de noviembre de 2014

DEJAR "TODO" POR AMOR ES DE GILIPOLLAS


No compensa, me da igual lo que me digáis, me da igual las explicaciones con el corazón en la mano, con lágrimas en la cara, por mucha pasión que pongas en ello: si renunciáis a vuestros sueños por los de otro sois unos completos gilipollas.

Digo renunciar, no digo ceder en cosas.

Una de las causas que compruebo en personas casadas es la frustración por no haber conseguido la auto-realización. Decidieron apostar por seguir los sueños de su pareja y dejaron aparcados sine die los suyos.
Cuando el amor se acaba se echa la mirada atrás y vienen los lloros y los arrepentimientos, la constatación de no haber vivido.

-"¿Y qué voy a hacer yo ahora?"- se preguntan
- "vivir"- contesto.

¿Es vida aceptar el papel de gregario, de Geisha, de aguador, de actor secundario, de "acompañante"?
En algunos casos sí, hay gente que se mueve por intereses monetarios (por ejemplo), se acepta, se renuncia a la lucha, se busca consuelo en medicamentos, televisión y en la depresión. En otros casos dan el "golpe en la mesa" y deciden "romper la baraja", se plantan y deciden vivir su vida...porque solo hay una.

¿Tenemos que regalar nuestra vida a otros? ¿es bueno cambiar libertad por dependencia? ¿nos queremos tan poco? ¿somos tan estúpidos?

Los tiempos cambias, las redes sociales aparecieron con patada en la puerta y nos abrieron caminos que estaban llenos de follaje, malas hierbas, plantas grandes que llenaban de oscuridad vuestras vidas.
Hay algo más que el círculo de confort que os hace comer caliente y dormir con alguien que no ha sido suficientemente generoso de renunciar a sus sueños, de ceder un ápice, porque había un gilipollas que ya lo hacía.
Vivir la vida de los otros siempre me parecerá de suma torpeza.
Entiendo que haya que ceder en cosas por los hijos, pero por una pareja cambiar sueños y felicidad por rutina y polvo los sábados por la noche me parece triste.

Y luego llegan las dudas, los cuernos, las rupturas, las discusiones, los golpes, el "echarse en cara" lo que se dejó por el otro, las custodias compartidas y las renovaciones de curriculums que teníamos obsoletos en un cajón.

Libertad, preciosa palabra.

El otro día hablaba con una escritora (a la que quiero, admiro y aprecio) sobre la manera de concebir la pareja.  Tonto de mi, estaba equivocado creyendo que esto era sota, caballo y rey pero ella me ilustró, cubrió mi ignorancia con un manto de naturalidad, de ideas claras y seguras que me hizo envidiar la claridad de mentes suya y de su pareja, vi amor de verdad, loable.

Los sueños hay que conservarlos siempre, hay que ser capaces de realizarlos independientemente del estado civil.

Si eres de los que has renunciado a tu vida por la de tu pareja, si eres infeliz y no te atreves a revelarte, si lloras en silencio cuando estás a solas y no haces nada...no te tengo pena, te lo repito, eres y has sido gilipollas.
Cambia el rumbo, mírate al espejo y si ves que envejeces a pasos agigantados no lo dudes, rompe las cadenas. Mírate dentro, si no te gusta lo que hay tienes que cambiar.
Hay que ser libres, hay que ser egoístas y saber compartir sueños, hay que seguir soñando.
Amad, compartid, pero no seáis muertos en vida por haberos quedado sin ilusiones. No seáis gilipollas.