lunes, 17 de diciembre de 2012

YO TAMBIÉN CONOZCO A UN ESCRITOR GILIPOLLAS



No he sido del todo sincero, conozco a varios.

Muchos dirán que no soy escritor, que no estoy legitimado por el Sumo Sanedrín de sabios junta-letras para opinar, pero yo me acojo al dicho "quien pesca un pez, pescador es", así que como he publicado (aunque sea coralmente) me convierte en escritor.
Otra cosa es que escriba mierda, eso es a gustos, según paladares.

El tema de escribir una antología benéfica ha sido muy gratificante en muchos sentidos, he aprendido mucho, y he sacado tres conclusiones claras: que estaba rodeado de grandes artistas, que no vuelvo a currar gratis (porque no se valora) y que debo eliminar de mi mente proyectos que involucren a mas de 3 personas.
Pero dentro de ese grupo no hay ningún gilipollas, al revés, buena gente con fines nobles.

Los gilipollas abundan en las redes sociales y hay varios tipos.

Están los que se empeñan en parecer interesantes cada cuatro palabras, usando vocablos que no creo que usen comprando el pan, y que me resultan pastosos, difíciles de digerir y me dan pereza.
Ser rebuscado en el uso del lenguaje es una muestra de que se quiere camuflar detrás del Barroquismo la mediocridad del que poco sabe.
Esa palabra la leo mucho últimamente: "mediocre". Me descojono. Nadie me lo ha llamado, lo mismo le daría la razón, pero se lo llaman los escritores, unos a otros, cuando tienen sus peleas de gallos y los egos pugnan por demostrar quien es mas imbécil.
Que yo sepa la escritura, como cualquier otro arte es cuestión de gustos. Para mi Paulo Coelho, Miró, Almodovar me parecen poco interesantes en su labor, por no decir sobrevalorados. No les llamo mediocres, solo digo que prefiero un tiro en el pie antes de ser sometido al disfrute de su obra.

Los escritores de la era cibernética se empeñan en reconocer sus limitaciones buscando la comparación con el de al lado. Hay pastel para todos señores, no reiteren su imbecilidad en cada post.

" No te avergüences de reconocer tu ignorancia, sino de mantener esta necia conversación que la revela".

Por un lado están los bocas faltones, por otro los envidiosos sin espejos en casa. Tengo la teoría de que los complejos provenientes de la cuna amargan el carácter de los hombres y les vuelve imprudentes a la hora de valorar a los demás, y desacertados. Me hace gracia como se critican las fotos de la gente ,que hace marketing de la mejor manera que cree, para vender su libro. Envidia cochina.

Yo aprendo de todos, incluso los que peor me caen cuando se meten en berenjenales (políticos, deportivos, sociales) tienen muchas cosas que valoro y que tomo nota de ellos.

Creo que a todos nos iría mejor si fuéramos como el eunuco de "Juego de Tronos".

Hay mucha gente sola en este mundo, para mi es la mayor lacra que hay, y tanto tiempo frente al monitor del pc  dando vueltas a las situaciones personales crea inseguridades que se plasman en ciertos hilos.

El ingenio está en peligro de desaparición, se busca la gracia viral o el aplauso fácil. Lo mismo es lo que busco yo con este post y me estoy psicoanalizando, me ahorraré una pasta en terapeutas argentinos, sigamos pues.

Otra observación, es indudable que en las redes sociales ha aumentado la figura del "palmero".
Da igual lo que diga su admirado, da igual la foto que ponga, que siempre pondrá un "me gusta" o hará un comentario de compromiso con el único fin de dejar huella para no caer en el olvido.
No estoy en contra de la complicidad, solo digo que estos "onanistas literarios" han aumentado. Es un fenómeno fan que ha dejado en nada a los de los Hombres G o a Justin Bieber.
Lo que si me llama la atención es lo talibán que son con ciertas críticas a sus dioses y los pocos argumentos que suelen tener al defenderlos. Son clientes potenciales, bienvenidos sean con sus hachas o sus hoces.

Al final te das cuenta que en este mundillo literario, extremadamente interesante y productivo, hay gente interesante con la que te tomarías un café tan ricamente y otra que te hacen reír, cabrearte, amar, admirar, llorar,vomitar, pensar, es decir : te hacen sentir, no te dejan indiferente, te recuerdan que estás vivo y eso te hace querer mejorar y seguir con ansias de aprender.

¡Bendita hoguera de vanidades!





16 comentarios:

Diego Castro Sánchez dijo...

Veo que nadie ha hecho todavía comentarios incendiarios...jajajajaja. Pero confiesa, Carlos, uno no, conoces a muchos... jajajajajaja
Escritores, menuda fauna.
Yo una vez escribí un post en mi blog relativo al tema de publicar en Amazon (cuando todavía no había publicado allí) y ello me llevó la crítica exacerbada de algunos. ¿Cómo se me ocurría cargar tintas contra los escritores inides? En realidad no se trataba de eso, pero en fin.
Hace poco también tuve un tropieza con un escritor hata entonces,amigo...pero en fin. No se le puede caer bien a todo el mundo. Eso es fundamental para salir indemne en la red. Al menos algo indemne. Un saludo, Don Carlos

angelamendez 2010@gmail.com dijo...

Aquí, dejando huella...
Me gustó!
Un abrazo enorme.

Cari dijo...

Yo estoy en que la gente no me haga vomitar ni yo a ellos...
Dentro de un rato abriré una charla aunque hoy no estoy muy habladora o católica como se suele decir.
Un abrazo Carlos.

Lury Margud dijo...

Me ha encantado tu entrada. Es posible que para algunos yo sea una escritora imbecil, como tanto otros lo son para mi.
Pero es verdad que entre el ego y los complejos algunos, son, somos altamente bipolares.

CARLOS dijo...

Diego, una virtud es no confesar pensamientos íntimos, así no corro el riesgo de parecer débil.

Angela, me veo haciendo lo del artículo que te envié a Facebook.

Cari, espero que tu malestar sea solo hoy.

Lury, bienvenida. Es solo un tema de envidia.

Abrazos a todos

Frank Spoiler dijo...

La vida no deja de ser "recurrente" porque a algunos les sea "recurrente". Y esto va por todos. Tenemos que ser conscientes de que no dejamos de ser como un caramelo de menta, nunca gustaremos a todos. (A mí también me importa un carajo).

Diego Castro Sánchez dijo...

Carlos, a mi parecer débil o no me importa poco...en realidad esto tan sólo es una farsa. Pura comedia

CARLOS dijo...

Frank, me encanta verte por aquí. ;

Un abrazo

Diego Castro Sánchez dijo...

Muchas gracias por la lección, Carlos. De la conversación privada que hemos mantenido he sacado una conclusión muy clara... ERes un crack de la psicología individual deportiva... jajajajaja Un saludo, al menos mientras dure el mundo

CARLOS dijo...

Y lo bueno es que cobro poco Diego...
;)

Michelle Sánchez dijo...

Hacía ya mucho tiempo, que no te veía tan inspirado,incisivo,sincero,honesto (qué dificil es serlo para muchos,a veces!!!!...), y "directo a la yugular"!!!Bravo Carlos!!!.Esta vez,me has sorprendido mcho más d elo que crees, y a demas,muy grátamente.

Debo parafrasear ahora mismo a Al Pacino, en "El Abogado Del Diablo":

"La Vanidad siempre fue mi pecado favorito".

CARLOS dijo...

Michelle, siempre te repito que me vez con excesivos buenos ojos....

El Abogado del Diablo nos mola, cierto, y no solo por esa frase. ;)

Un besito

MC. dijo...

Hola Carlos, no sé si esto tiene que ver con lo que decís, pero leí escritor gilipollas y me acordé... hace poco leí una crítica (de destrucción masiva) en el blog de un escritor que estaba sacando su primer libro (que debe ser lo mejor de lo mejor, supongo), hacia la "literatura basura" haciendo referencia a los best sellers sin distinción alguna y a otras yerbas ya que estaba de paso, después de leer el artículo y no sacar nada en claro sólo se me ocurrió una palabra "envidia" en fin, le salió bien eh, porque ahora quiero leer su libro para ver que tan bueno es, jaja
no! no! me niego a caer en la trampa!!


Besoss!

CARLOS dijo...

Pues ...me he perdido ese suceso, MC, del escritor criticón.

Mi despiste selectivo suele acarrearme estas cosas. Un abrazo

eliott dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada sobre Sánchez-Dragó.
Un abrazo, amigo :)

CARLOS dijo...


Jajaja, Eliott, les hay más anónimos que encajan perfectamente...

Un abrazo y feliz año :)