lunes, 17 de febrero de 2014

ME ABURREN LOS ESCRITORES DEMASIADO SERIOS


Gabriel García Márquez, un tipo que ha vendido tropecientos libros, haciéndose una foto chorra para el Facebook.

Me resulta curioso lo serio que se toman algunos escritores o proyectos de escritores. Hablan (escriben) como si quisieran sentar cátedra y dejar como legado sus conclusiones sesudas y meditadas. Gilipollas.

Un escritor no es solo lo que escribe, es lo que transmite.
Hay muchos que dan "mal rollo", suenan a amargados mascachapas, y gente así no puede aportarte nada nuevo. Si quiero deprimirme pongo el Telediario.
Un escritor tiene que contagiar emociones, hacer sentir, dar credibilidad a las ilusiones.
Un tipo gris, huraño, egocéntrico sin motivo, palmero del Hola!, mamporrero del victorioso, aguador del perdedor, salva-patrias que no sabe donde tiene el ombligo... refleja en sus letras la mierda que le hace ser como es.

Entiendo que tienen su "target". Mercado hay para todo, hay variedad de gustos. Vivimos en un país donde el libro más vendido es el de una mujer que vive del polvo echado hace años con un torero. Respetable pero no asumible sin una buena dosis de tequilas.

Suele llamarme la atención que el mal humor está aumentando entre los junta-letras de cuarta, todos quieren ser Fernando Fernán Gómez o Arturo Pérez Reverte.
Cada vez que observas (con palomitas y mate) un muro de Facebook, asimilas unos comentarios en publicaciones,compartes unas tertulias de bar,sufres en una sala de espera de una peluquería o intercambias escapularios en la puerta de la Iglesia los Domingos por la mañana, puedes comprobar que algunos escritores no sonríen.
Si, lo hacen, en las reuniones de escritores,pero eso es una sonrisa exterior, para la foto, a lo Burney. Las letras no contagian buen rollo. Bueno, puede que algunos sí, pero esos son los que venden o los que tienen vida más allá de la Marvel.

No suelo asistir a presentaciones de libros, me resultan cansinas. Son puestas en escena de lo más monótonas donde suele haber una mesa con el autor y su presentador y analizan pormenorizadamente el interior de la obra a enajenar. Me aburre la estética, me jode que me cuenten el libro. Es como cuando en la tele antes de ver una película te la destripan en un avance.

La mejor presentación a la que he acudido (y acudiré) en mi vida es la de Memento Mori de César Pérez Gellida.  Una barra libre de cerveza y vino con canapés en un bar con música cojonuda (que sale en el libro). El autor no hablaba, firmaba. La gente contenta. Novedad y cabeza.
No habló pero no es porque le falte pico, ya que curra en la radio entre otras cosas, no lo hizo porque no nos quería joder destripando su libro. No dio de beber y comer. La gente sonreía, no ponía cara de aburridos bostezando inmóviles en una silla del Ikea. Imaginación al poder.

Otra cosa que veo que falta a los escritores demasiado serios es una perspectiva real de su obra. El que tu libro le compren los 30 mismos a los que compras sus libros tú no es tener reconocimiento, es ser educado. Analizando esto último entiendo que estén de mala ostia todo el día.

Puede que se me llame loco, pero prefiero que la gente que me tiene que transmitir emociones, ilusiones, lo haga con una sonrisa, al igual que prefiero que el café en las cafeterías se me sirva con buena cara y no con cara de mal follado.
Puede que ese sea el problema, que el pasar demasiado tiempo ante el pc y viendo series on-line impida el "tener calle" , el contacto con la gente, el abrazo y el beso. Eso puede hacer que el humor sea una puta mierda. Si es así os entiendo. Mis condolencias a su señora.

Tengo la suerte de que mi blog lo lee gente que quiere pasarlo bien y que no busca una panacea para sus males. Yo busco hacer sonreír, busco mitigar los males con coñas y chorradas.
Puede que nunca escriba nada, pero si algún día asesino a esa puta llamada pereza y escribo algo os prometo que predicaré con el ejemplo e intentaré burlarme de la seriedad con desprecio.

Palabra de bufón.






9 comentarios:

Miguel Albandoz dijo...

Si hubieses asistido a la presentación del libro "Gente muerta" de Juan G. Mesa en la que tuve el privilegio de participar, te lo habrías pasado muy bien, tontín.
Por lo demás, coincido contigo prácticamente en todo lo que dices en este artículo.

Mi vida en tacones dijo...

Creo que los escritores no son diferentes a otros colectivos, que también tienen miembros , como tú dices, de mala hostia todo el día . Es una cuestión de personalidad. Yo conozco bastantes escritores y escritoras que son divertidos e ingeniosos, cariñosos y nada engreídos y con los que me lo paso guay.
En todas partes cuecen habas.
Un beso.

Cristina Monteoliva dijo...

Yo en mi cafetería te sirvo un café y te vendo mi libro siempre con la sonrisa puesta. Y si hace falta, se bailan sevillanas (que no sé, por cierto, pero inventiva tengo para rato).
Pero que sí, que sí, que hay mucho muermo suelto, y las presentaciones que destripan libros son un verdadero horror. Y que la gente piense que escribe genial y no transmita nada de nada, lo peor.

Cris Monteoliva
www.laorilladelasletras.com

So Blonde dijo...

Es que estamos mal follados todos.

Carlos del Barrio dijo...

Miguel, en Cádiz todo lo vería muy rebien, de eso seguro.

Elena, conoces gente como yo, me halagas...

Cristina, se te nota en las fotos. Mira yo que cara de borde hago...pues al revés...

So, es eso, todos estamos mal follados carnalmente, políticamente estamos servidos.

Abrazados y besados quedáis...

Sara Gomez dijo...

Me aburren los escritores demasiado serios, afortunadamente tú no lo eres ;)

Carlos del Barrio dijo...

Gracias Sara

pirata Lulu dijo...

A mí también me aburren. De hecho, mi cuñada dice que solo leo literatura barata, que por otra parte es la que me entretiene. Conste que he intentado leer libros que la gente me ha aconsejado como "buenísimos". Y me he empeñado a pesar de caer dormida sobre ellos. Con uno, concretamente, lo intenté 3 veces, porque la gente me insistía: "bah, sáltate esas páginas, que no son importantes". Pero a la tercera, pensé "¿por qué coño tengo yo que tragarme esto si no me interesa?". Y la verdad, es que no me ha creado ningún traumita no conseguir leer ni el primer libro de una trilogía que todo dios a leído. Por no poder, no pude ni con la peli. Me dormí en la primera media hora. Pero no me acompleja ni lo más mínimo que me tachen de ignorante o inculta, o se rían de mí por no haber pasado de la página 120 (que ya son ganas de hacer libros tan largos y encima 3). Mi tiempo es demasiado precioso para perderlo con cosas que no me gustan. prefiero disfrutar leyendo cosas que me hagan reir o pasar un buen rato con este blog que descubrí por casualidad. Y no es peloteo que no soy yo de decir cosas gratuitamente. Ya veis que si me gusta lo digo y si no, no tengo ningún problema en decir lo contrario. Y esto me gusta, que quede claro.

Carlos del Barrio dijo...

Claro pirata Lulu, tienes que leer lo que te crea sensaciones, no lo que dice la vecina del cuarto..Un abrazo