miércoles, 2 de septiembre de 2015

TODO ES EFÍMERO


Estaba yo sentado en mi taburete preferido, de una cafetería que frecuento, cuando se me acercó un viejo risueño y me tocó levemente el brazo.

- Perdona que te moleste, muchacho.
- No es molestia, estaba tomando unas notas, nada que no pueda esperar.
- Te he estado observando, tienes ojos de soñador. Te diré algo : pelea por lo que anhelas, no dejes de luchar, pero recuerda que en la vida todo es efímero. Relativiza triunfos y derrotas.
- Gracias, lo tendré en cuenta.

Me hizo un gesto cariñoso en el hombro y se fue con media sonrisa. Me quedé mirándole. Cuando pasaba el arco de la puerta se volvió y me guiñó un ojo.

Tenía razón, todo es efímero:

El primer amor; los pasteles que mejor saben; las presencias familiares que nos importan (en su totalidad); la amistad sin interés; los polvos que saben a miel; las lecturas que nos atrapan; ver crecer a nuestros hijos; el pelo en la cabeza; la confianza en los políticos; el estar recién duchado; el dinero en el bolsillo un fin de semana; la siesta cuando se necesita; las vacaciones; las relaciones de Internet; la suerte; el interés que desatas en personas interesantes; la limpieza en un Kebap; la educación en el metro; los gases en tu cuerpo; los poemas dedicados; las canciones del verano; los empleos a jornada completa; tu roce en un coche; la victoria en campeonatos; la derrota en lo intentado; la memoria; el humo en el baño; la vergüenza torera; el hielo en la copa; la juventud; la belleza; las ampollas en los pies; las manchas de café en las almohadas; los restos de hacer el amor en tu cuerpo; la ilusión en los mediocres; la diligencia en los juzgados; el recital que nos enmudece; el talento de Almodóvar; el descenso del paro; la crema en las magdalenas; la prisa; el verano; Usain Bolt; el hambre del tipo que sea; el luto por esa o ese ex que tardaron en irse; la pasión...

Llegué a casa, rompí la libreta donde anotaba las cosas pendientes de hacer y me dediqué a hacerlas, no vaya a ser que mañana me arrepienta de que se me pasó el tiempo para su realización. No quería vivir siendo víctima de la ucronía.


                              " Más de cien mentiras" - Joaquín Sabina



3 comentarios:

Buscando- mi -equilibrio dijo...

Wow!
Preciosa entrada, muy muy bonita, y muy de acuerdo. Anotamos y anotamos, y no hacemos. Siempre todo pendiente.

Me has hecho rememorar algunas de las cosas que has listado,.. Gracias.

Besos.

Tai dijo...

De ahí la importancia de saber vivir y valorar lo que vivimos :) Sabina, el mejor de los cierres

Carlos del B. Iglesias dijo...

Besos a ambas. ;)