miércoles, 20 de octubre de 2010

MUNDO DE HUMO

Andaba yo por la calle un frío día de Octubre cuando me he encontrado a un viejo conocido que hacía tiempo que no  veía.
Dando por hecho el normal paso de los años pude comprobar que no llevaba buena cara.. la llevaba más desencajada que de costumbre, llevaba barba de varios días e iba excesivamente abrigado incluso para el tiempo que hace.
Nos saludamos afectuosamente y me relató el origen de su mal : "creía que había perdido la batalla contra  los medios de conocer gente cibernéticos".
Extrañado le pregunté los motivos (a mi me iba bien, a veces no dormía solo y otras veces incluso conseguía alguna sonrisa)..y el me dijo lo que se había encontrado....
Empezó por decirme que había estado en Meetic...en busca de la pareja ideal...la "media naranja" como dice la publicidad...y que sólo había encontrado personas que dicen lo que no son, otras que no son lo que dicen, maduritas a las que se les pasa el arroz, jovencitas promiscuas y suburbiales e incluso alguna casada insatisfecha...
Harto de que si amaba iba a tener desengaños decidió cambiar de táctica y busco conocer gente vía Facebook.
La teoría era sencilla, buscar lugares afines que se frecuenten y así se tenía algo ganado ya..además de ver fotos y adhesiones a grupos, lo cual faculta ya mucho para una criba inicial...
Me pareció ingenioso y barato....buena idea..pensé.
Entonces me dijo que suerte..lo que es suerte no había tenido.Descartando a las chicas de su edad que ya estaban con el pie en el altar sino en la pila bautismal...se centró en las más maduras...y en las más jóvenes.
Las menos jóvenes eran casi todas tías de vuelta de todo, desilusionadas con la vida, con dudosa fertilidad, cargas añadidas (sobre todo mentales), foráneas en busca de papeles, nativas en busca de billeteras, buscadoras de padres para sus hijos y alguna que otra con alguna tara...
Otras que buscaban recuperar el tiempo perdido y otras empeñadas en hacer perder el tiempo.
Entre las jóvenes estaban las chonis que le querían como taxista, las niñas ricas que vivían en castillos de arena, las quiero y no puedo, las que ya lloraban por amores perdidos, las que cobraban por sus favores y las que ni cobrando los ofrecían, y alguna menor de edad con tendencia a portada de interviu.
Medio llorando me dijo que ante este panorama, el que se había quedado solo ya que todos sus amigos habian cambiado de estado civil, lo mejor era desaparecer del mundo "on line".
Nos despedimos con un abrazo...le observé mientras caminaba..había perdido más pelo de lo normal -será el otoño-pensé.
Al llegar a casa me senté en mi sillón, encendí un puro, saque mi bate de beisbol (fuí primera base alguna vez) y propiné tal ostia a mi pc que le envié a la cocina.
Estiré el brazo hacia mi izquierda y recolecté de la estantería dos ejemplares, ya leídos, de viejos libros que habían estado siempre encima de mi mesa de noche "El amor, las mujeres y la vida" de Benedetti y "¿Pero existieron alguna vez 11000 vírgenes?" de Jardiel Poncela, llene un vaso ancho con dos hielos y ron y decidí volver a lo que nunca debí dejar de lado...mi estudio de las miradas.

2 comentarios:

Rubén HR dijo...

Al igual que el sol se me antoja como una fuente inagotable de energía, ciudadano Karlos puja por convertirse en una fuente inagotable de vergüenza ajena.
Cualquier treintañero varón con dos dedos de frente se sonrojaría al leer éstas líneas...
Venga Carlos, confiésalo. No te comes ni los mocos, hablando en plata.
Estás tú como para contarnos historías de amigos que se quedan calvos porque no han podido encontrar una novia en meetic.
Según tú, todas las pavas de más de treinta años que están solteras y han podido caer en tus garras ,(pues todos sabemos que ese patético amigo tuyo no es otro que tú mismo) estaban taradas...
Hombre, para desear convertirte en el padre de sus hijos sí que hay que estar un poco tarada, sí. Como un cencerro, vamos.
Pero tienes que entender que lo que ocurre es que la mayoría de los tíos en las citadas circunstancias también están para darlos de comer aparte. Tú eres un claro ejemplo. De hecho tienes un comportamiento totalmente estereotipado. Eres el vivo icono de la soltería, con toda su miseria.

Como ya te he intentado insinuar en otras ocasiones, creo que toda esa gran masa de gente que no sabe vivir en pareja sin provocar dolor, que se muestran incapaces de compartir, de evolucionar... toda esa gente con heridas que nunca parecen cerrarse, llenas de rencores que unos sembraron y, sin embargo, otros, inocentes, recogen...
Yo creo que a toda esta amalgama de zombies emocionales les vendría bien abandonar este mundo.
Yo lo recordaría como un acto de profunda generosidad por vuestra parte.
Carlos, por qué no libras al mundo de tu insoportable prosa...?, y, ya que estamos..., ¿por qué no le propinas un buen golpe a tu propia cabeza con el bate de beisbol en vez de a tu pc...?
Y basta ya de ir de guay con el rollo este de los libritos de estos autores, y la copa de ron, y el puro... y el estudio de las miradas..., ja, ja, ja... Si es que esto parece un chiste...,ja, ja, ja...

Bueno carlos, un abrazo.

CARLOS dijo...

Ja ja ja....
Gracias campeón, me alegra entretenerte...

Un fuerte ósculo