lunes, 7 de enero de 2013

ALBERTO CHICOTE Y SU PESADILLA EN LA COCINA




Alberto Chicote del Olmo es un tipo que cae bien. Tiene cara de bonachón, esa mirada del que tiene arranque de potro salvaje cuando se enfada y luego parada de burrito manchego cuando se le pasa.
Eso es nobleza al fin y al cabo.

Puede que parte de su temperamento lo lograra jugando al rugby. Los ignorantes dirán que es un deporte de bestias, eso es que desconocen su esencia y sus peculiaridades como el "tercer tiempo".
Yo una vez conocí a un jugador de rugby enfadado, muy gilipollas, pero tenía motivos ya que me estaba enrollando con su novia en la puerta del local donde el estaba, yo era joven y tenía poco aprecio a mi vida, pecados de juventud...

Chicote es un currante de esto de la cocina, tiene varias muescas en su revolver de las que destaca su restaurante de fusión NODO y el PANDELUJO. A poco que sepas de cocina les habrás escuchado, sobre todo el primero.Además ha sido galardonado con varios premios individuales, aunque yo siempre pienso que la mayoría de los premios en todos los ámbitos son pura mierda manipulada.

Ha colaborado en el País y con ese genio llamado Toni Garrido, ahora está en la Sexta. No le veo yo en Intereconomía ni en la Razón. Hay cosas que están claras, cuestión de principios.

Luce casacas de Ágata Ruiz de la Prada. Parece ser que le regaló una y luego el ha encargado varias. Es un toque de originalidad, de imagen de marca, me gusta, crea buen rollo.

Sobre el programa de "Pesadilla en la cocina" tengo opiniones enfrentadas.
En su labor de coach está muy bien. Se le coge aprecio, llena pantalla, habla con coherencia, con pasión...
El fin último del programa no lo veo claro. Si es pagar una reforma a los dueños lo entiendo, pero seamos sinceros, ¿alguien iría a comer donde ves que el dueño o el cocinero es un guarro de cojones?. La gente no cambia, si dan asco...darán asco.

Yo no iría por mucho que me cambien de envoltorio el regalo. Ellos pillan el dinero de la productora y ya está, muchos cierran al poco tiempo.Es lo que es.Pero puede servir de ejemplo para los que quieran empezar con un negocio de ese tipo.
Si han sido unos incompetentes para llevar un negocio en años está claro que por un día no cambian, eso seguro.
Como espectáculo televisivo está bien, como acto práctico dudo de su efectividad.

Otro tema es el de la limpieza de las cocinas de los restaurantes donde acudimos normalmente.
Hace tiempo se puso de moda poder ver la cocina de los establecimientos, ver los cocineros trabajar.
Yo no quiero verlo, hay sitios que he visto quien cocinaba y no he vuelto, puro asco.

Se critica mucho la limpieza de los Kebaps y de los Orientales, pero si analizáramos las medidas higiénicas de los bares de barrio veríamos que no son las más adecuadas, por ser fino.

Es por eso que la utilidad final de este programa la veo inexistente, salvo que es un show protagonizado por un tipo con carisma por arrobas, ingenio, y que llena la pantalla como solo los elegidos para la comunicación pueden conseguir.

Por cierto, el chef de la versión americana, Ramsay, también me gusta mucho. Es un pelín más agresivo verbalmente que Chicote pero irradia nobleza y magnetismo. Son dos claros ejemplos de lo que debería predominar en la sociedad en general.


                                                            Un escocés con mala leche



                                                           Casaca de Ágata Ruiz de la Prada


                                                         Te suelta frases como esta y te deja pálido


13 comentarios:

Cari dijo...

Me gusta Chicote, no me gustan sus casacas, quizá porque no me gusta Ágata que le vamos a hacer…
No tengo yo muy claro tampoco la misión de un programa que muestra las guarrerías de esos “adentros” de los restaurantes que si los viéramos ni los pisaríamos.
¿Quizá todo montaje? No lo sé. Sí que tiene cara de bonachón, pero algunas perlas que suelta son para que le dé un ataque de nervios al dueño del establecimiento en cuestión.
Yo tampoco le veo en Intereconomía ni en La Razón, je, je.
Un abrazo Carlos.

CARLOS dijo...


Pues a mi sus casacas me molan, me dan buen rollo.

Un abrazo

Luis Heras dijo...

Mis amigos y yo estamos muy enganchados al programa, pero tengo una crítica que hacerle: Falta de realismo.

Puede que haya cocinas que estén así, pero jamás lo estarán si sabes que va a ir la tele a grabar y te va a ver toda España. He oído que obligan a dejarlo lo más sucio posible y me lo creo. Además, el comportamiento de los camareros que se ponen pelucas o se emnborrachan debe estar igualmente provocado o no durarían ni una semana contratados, eso lo sabe cualquier jefe.

No, yo no pagaría para que me montaran el número en el restaurante. Algunos de los que han salido ya han cerrado, lo cual deja el programa un poco en entredicho.

Y una cosa más: los platos que Chicote impone en su nuevo menú están muy chulos, pero sólo es capaz de hacerlos él. Esos restaurantes son normalillos, no pueden ser Adriá de la noche a la mañana.

He estado un poco crítico pero por lo demás el programa me encanta, aunque más la versión extranjera.

¡Buena entrada, un saludo!

mar dijo...

Completamente de acuerdo contigo, Chicote cae bien, pero soy una fan absoluta de Ramsay, me parece que tiene mushíisima mas mala leche, y es un lider de esos que se respetan, aunque se teman. Por ahí fuera, me parece que hay una cultura o una costumbre de comer más en restaurantes que por aki, que somos, mas encogíos, y muuucho mas escrupulosos. Tambien es verdad que el programa español aparece en un momento malo, por la crisis...aun así prefiero al ingles, que tambien me parece que jugó al futbol en sus inicios...

angelamendez 2010@gmail.com dijo...

:-)
Un beso!

Miguel Albandoz dijo...

Yo es que de la televisión ya sólo me creo la nómina

CARLOS dijo...

Luis, encantado de volver a verte por aquí.

Mar, la versión americana mola mucho también, además el tío es grande y acojona ;)

Mexicana, ¡ándale!

Miguel, nadie mejor que tú para opinar sobre las entrañas de la tv, si tú lo dices será.

Abrazos y besos a quemarropa

Al rico libro dijo...

Nos encanta el programa, nos gusta más incluso que la versión original de Gordon Ramsay. Y sí nos creemos las cosas que pasan porque, ¿tú tienes un restaurante, te dices que lo llenes todo de mierda para la tele, y lo haces? Como que no cuadra.
Además, hay gente a la que se ve muy guarra, como unos que tenían un restaurante gallego en Bravo Murillo.

CARLOS dijo...

Cierto, ese restaurante gallego donde no tenían pulpo era un poco asquerosillo.


Un saludo

Pedro Cesar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
anonimo dijo...

Madre mía, lo único que saben es copiar no tienen imaginación ni originalidad:

Yo soy bea = Beti la fea
Pasion de Gavilanes = Gavilanes
El Barco = Lost
Pesadilla en la cocina = Pesadilla en la cocina

Y otros muchos que podría dictar, esta casa era una ruina, luna roja, etc..

anonimo dijo...

Madre mía, lo único que saben es copiar no tienen imaginación ni originalidad:

Yo soy bea = Beti la fea
Pasion de Gavilanes = Gavilanes
El Barco = Lost
Pesadilla en la cocina = Pesadilla en la cocina

Y otros muchos que podría dictar, esta casa era una ruina, luna roja, etc.. TENEMOS DERECHO A LO PROPIO!!

Mirna dijo...

Desde chica me ha gustado mucho el tema de la cocina y por eso trato de conocer acerca del tema y asistir a diversos restaurantes. Lo que mas me gusta es poder ir a comer a un restaurante de comida mexicana ya que me encanta las cosas con mucho condimentos