jueves, 24 de enero de 2013

EL JUEGO DE LA VIDA

                                            Escena de New Girl

No, no voy a hablar de ese programa de televisión donde la presentadora sin dientes humilla a una persona frente a los suyos por una cantidad de dinero tan obscena como la temática del mismo.

Pitbull (seguidor de Cortázar y demás) dijo una vez que "unos llaman a esto problemas, dificultades, etc... yo (el señor calvo) lo llamo VIDA".

Es eso señores, la vida no es una balsa de aceite y no envidio ni un ápice a los que tienen la vida resuelta y se limitan a contar dinero como el que cuenta una colección de cromos. Yo aprendo de la imperfección y de los errores. Las piedras contra las que tropiezo varias veces me hacen mejor.
Cierto es que una mayor capacidad de recursos no me vendría mal, pero entiendo que no podemos ser todos iguales. A mi, el Dios de los Cristianos, me dio corazón, un físico vendible y carisma, a otros les dio poder, descendientes, dinero, trabajo, ilusión, tacto y una prima de Murcia.

Pones la televisión para ver como anda el país (ya que el País te pone un fake en su portada) y te encuentras que "Cuéntame" se ha vuelto moderno comparado con lo que tenemos y que vivimos en una sociedad gobernada por corruptos-pesebreros sin miedo y legitimada por mansos borregos unineuronales. La gente se pierde en guerras cainistas mientras confunden al enemigo y el objetivo que es básicamente cambiar el ordenamiento jurídico en todos los ámbitos.
No me extrañaría que me cerraran este blog por hacer este razonamiento, como que tampoco me extrañaría que los grises me impidieran meter mano a alguna muchacha de manera exagerada en algún portal con luz.

Triste por el panorama político y económico puedes optar por el refugio en el plano personal. En ese punto es cuando ves que las cosas no las haces bien. Las camareras te sonríen menos, tus propuestas honestas son rechazadas, tu novia se marcha con algún Brad Pitt de mercadillo, la vecina ya no coincide contigo en el ascensor, tus cafés siempre están calientes para ser tomados y "Cómo conocí a nuestra madre" te abofetea con saña y luego te agarra la cabeza por la nuca y hace un hueco en la pared con tu frente.

El deporte no se lleva bien contigo desde que no puedes jugar sin gafas y tienes más miedo de perder un ojo de un codazo que de los chavales foráneos de 2 metros que te vacilan en cualquier cancha de basket.
Si intentas la estúpida osadía de jugar sin lentes confundes el aro con un ovni y a tu compañero con la publi del Mediamarkt, anuncios que por cierto aborrezco con todo el alma.
Encima la estrella de tu modesto equipo de fútbol se lesiona por 6 semanas.

Siempre te queda el cine, puedes ir a ver la Vida de Pi y amar los tigres (los del bar siempre fueron de tu gusto), puedes afrancesarte y llorar con los Miserables (puto título canalla), puedes soñar con otros mundos con El Hobbit (donde los feos no son tan feos)  y puedes usar el streaming de casa para no parecer el típico regaladordecaramelosenlapuertadelaescuela yendo solo al cine.
¿Por qué vas solo? porque te cansas de pagar la entrada a petardas aburridas que han asimilado peor que tú el paso del tiempo o que son tan jóvenes que te pueden hacer quedar mal en el coito de después.

Ni se te ocurra coger libreta y lápiz para apuntar deseos, listas de la compra, direcciones de floristerías en San Valentín, cosas pendientes, e-mails de ucranianas y demás cosillas.

Y para colmo te ves teniendo que ir al extranjero para poder trabajar, tú que prometiste no estar nunca trabajando allí ni volver a estarlo.

Siempre te puede quedar el consuelo idiota de escribir lo que te salga de tus partes nobles, de momento es el último resquicio de pura libertad que tienes y puede ayudarte en todos los puntos anteriores como mejorar la situación de tu país creando opinión, puedes ligar provocando interés a mujeres que entusiasmadas por tus palabras (mal acentuadas pero llenas de sentimiento) te propongan un bis a bis y se lleven la alegría de que no eres el típico escritor feúcho de manual, puedes hacer deporte con 8 dedos (menos es nada),   puedes crearte tus propias fantasías que en el cine no te dan , puedes usarlo como blog de notas de promesas incumplidas e incluso puedes vivir de ello y conseguir que te paguen 3000 euros por post como refleja la prensa medioseria.

No son problemas, no hay que quejarse, esto es vida y espero que me dure unos 60 años más ya que me tengo que comer el mundo todavía, y lo haré.


5 comentarios:

Cari dijo...

Bendito consuelo “idiota” de escribir, es la válvula de escape que nos queda a muchos, los hagamos bien o mal, tú lo haces bien y el blog de hoy lo demuestra.
Un abrazo Carlos.

CARLOS dijo...


Pues anda que tú....

un abrazo Cari

rebyuyi dijo...

Ja ja, pensé que era la única loca que citaba a Pitbull. Creo que me va a gustar tu blog. Besos

rebyuyi dijo...

Ja ja, pensé que era la única loca que citaba a Pitbull. Creo que me va a gustar tu blog. Besos

Carlos del Barrio dijo...


Somos más locos...:)

No lo creas,afírmalo haciéndote seguidora..

Un saludo