martes, 9 de abril de 2013

¡QUÉ COMPLICADO SE HA VUELTO ESO DE CAGAR BIEN!

                                       
                                        Preparando el "pastel" en el horno

Esto puede parecer un post escatológico, y tampoco está muy alejado de ello.
Mi primera idea es señalar los inconvenientes de ir al baño a cagar compartiendo este cotidiano y principal acto con otras actividades.
Algún sensible me dirá que podía haber usado algún sinónimo como "defecar", "hacer del vientre",  "ir a ver Chicago" y yo le contestaré que es como llamar "persona de color" a un negro, una solemne estupidez.
Al baño se puede ir a muchas cosas, a mear,a aliviarse, a lavarse, a ducharse, a fumar y a cagar.
Estas lineas se refieren a la última acción, la de la liberación de señor Mojón.
Antes, cuando ibas al baño a este menester, te llevabas una revista o un periódico. Los finos ponen la radio a todo trapo para que la voz de los locutores sea más potente que la de las ventosidades previas a la acción y a la de los gruñidos (de mayor o menor intensidad) que llegan parejos al tema.
Ahora nos llevamos el móvil.
Esto tiene cosas malas y nocivas para nuestra salud.
Aumentamos el tiempo de exposición al trono, por lo cual perdemos tiempo. Ligado a esto se nos va la sangre al cerebro , ya que queremos contestar a la tetona del Facebook, y esa sangre huye de la zona del esfínter anal y de las piernas.
Que haya menos sangre en el esfínter implica una disminución de su tamaño lo que provoca que la deposición se haga en menor cantidad o que no se haga bien, lo que conllevará volver a ver al señor Roca (gran abogado real) en otro momento del día.
Las piernas se quedarán sin riego y eso implica que se duerman. Es algo molesto y que nos llevará a esperar a que vuelvan a su natural fluidez sanguínea . Dolor y pérdida de tiempo innecesario.
Todo porque los móviles (o similares) cada vez son más completos y en ellos leemos la prensa, hablamos por chats con gente, publicamos cosas, vemos pelis y nos hacemos fotos.
Eso es otro tema, la extraña fuerza que nos lleva a fotografiarnos en el baño, mirándonos al espejo, post-defecación.
La red está llena de fotos de gente que se cree inmensamente poderoso y bello después de haber soltado 200 gramos de peso. Sonríen de manera sexy diciéndose para su interior esa frase de The Doors "¡quiero el mundo y lo quiero ahora!". Se molan.
Estas fotos no suelen ser subidas a las redes sociales salvo que seas idiota, aspirante a "Mujeres , Hombres y Viceversa" o que la medicación de la mañana o de la noche sea de mala calidad.
No todo son desventajas en eso de llevarse el móvil al baño, algunos se inspiran y crean libros, luego los suben emocionados a Amazon y reciben muchos piropos y solicitudes de compra. Muchos de ellos harán juego con lo previamente liberado.
Algunos, pocos, aprovecharán la inspiración de ese lugar mágico, esa misma inspiración que se produce en la ducha (que es el lugar donde mejores ideas vienen y ahí se quedan) para crear algo interesante, para responder correos de trabajo, para ver la crónica del partido y para ver el último escándalo de corrupción política. Para esto último estás en el lugar adecuado.
Una de las mayores putadas es compartir baño, cuando has dejado un olor terrible y los golpeos en la puerta te indican que hay necesidad de otra persona por ocupar ese trono sobre el que ahora aposentas tus glúteos. Esa manera de mover las manos hacia la ventana para purificar el aire, esa colonia del Mercadona derrochada que se mezcla con el olor natural humano y se convierte en una atmósfera irrespirable...
Voy a dejar ya de escribir. No siento las piernas (cual Rambo) y no recuerdo muy bien que he venido a hacer al baño.
Para más puñetera gracia no hay papel , menos mal que tengo un ejemplar de La Razón que me dieron al comprar el Jueves el otro día y que hará su función maravillosamente, aunque creo que habrá más mierda en el medio de limpiar el tema que en el propio tema. Cosas de la vida , ainssss ¡qué bien me he quedado!

6 comentarios:

Cari dijo...

Cuando voy al baño no me llevo nada, sólo las ganas de ir, ya sabes, sólo me llevo el móvil y el inalámbrico si estoy sola en casa cuando me voy a duchar. También me llevo música…pero no la pongo a todo trapo, no aguanto la música alta, me molesta.
Hace poco leí un informe que hablaba de que los móviles eran de las cosas que tenían más materia fecal, y me lo creo.
Hay gente que se lleva crucigramas, libros, que raritos somos Carlos.
Últimamente no entraré en detalles me he hecho íntima del Sr. Roca, tratamiento incluido, casi ya hasta le llamo SEÑOR…
Original entrada, divertida y real como la vida misma.
Un abrazo Carlos.

angelamendez 2010@gmail.com dijo...

jajajajajajaja

Yo me inspiro en la regadera, en la ducha!! También en la ducha lloro cuándo tengo que llorar por algo....

Un beso Carlitos !!!

Ángela dijo...

Evidentemente lo que hago en el baño no lo voy a contar aquí, que una es una dama, pero una de las cosas que me gustan mucho es llenar la bañera, colocar unas velitas y escuchar música, por ejemplo a Leonard Cohen, Calamaro, Muse, según el día.Pero os contaré una anécdota: en mi casa éramos muchos, siete hermanos y los padres, o sea que éramos nueve, así que el cuarto de baño (sólo uno) siempre estaba ocupado; y he de confesar que mi hermano (el varón más pequeño)se meaba en los geranios. Un día lo descubrí y entonces comencé a hacerlo yo también(yo soy la hembra más pequeña) hasta que nos pilló mi madre y nos molió el lomo a escobazos jeje Una entrada muy chula Carlitos, sabes cuánto me gusta tu humor. Un beso.

Analogías dijo...

Tengo yo una entrada muy parecida...jejeje. Por qué será que el trono es ese sitio tan inspirador para ciertas cosas...

Saludos.

CARLOS dijo...

Cari, no te metas la radio en la ducha que me han dicho que es malo para la salud ;)

Mexicanita, me encanta eso de "regadera", otra mejicanada para mi diccionario.

Angela, mi puñetera imaginación te ha imaginado meando en los geranios y ha sido entre un "arg" y una sonrisa picarona.Lo esperabas.

Analogías, inspira mucho porque liberas lastre y dejas sitio para el ingenio. :)

Besitos a todas

Cari dijo...

Carlos cielo, pongo la radio lejos de la ducha, no puedo electrocutarme, no hay peligro, ¿qué iban algunos a hacer sin mi?...
:-)Un abrazo a estas horas sin ducha.