lunes, 1 de julio de 2013

LA LEYENDA NEGRA DEL PROGRAMA " ¡QUÉ TIEMPO TAN FELIZ!"



La gente es mala y retorcida.

Ha corrido por las redes sociales la leyenda negra de que la gente que acude al programa de la gran María Teresa Campos palma, pasa a mejor vida, crían malvas.

Ha recogido el testigo de "Cine de Barrio" (presentado por el "curioso" ser Parada) al que algún alma infame lo llegó a cambiar el nombre y lo llamaba "Cine de otro barrio" por el efecto de disminución de la población que tenía.

La verdad es que es lógico que un programa ,como el de la Campos, que busca emocionar al personal llevando a gente (que muchos ya creíamos muertos) tenga un índice de mortalidad tan elevado.

Los cantantes "triunfitos reasignados" se libran de tal efecto porque son jóvenes y porque son habituales, al igual que los nada rancios colaboradores-opinadores del mundo del corazón (cotilleo insustancial para algún paladar exquisito que no sepa apreciar tal manjar). En este programa el ser indefinido da vida.

La verdad es que llevan un buen número de bajas. Yo si fuera artista y se me invitara a un homenaje de los de pañuelo moquero rechazaría tal oferta con cualquier excusa : barbacoa playera, viaje a Macondo o el estar escribiendo un libro a Ana Rosa Quintana. Es una ruleta rusa, un juego peligroso, está mal pagado.

Lo del otro día ya me pareció la ostia. Se anunciaba la visita de Paloma San Basilio  en los cebos de Telecinco como "su última actuación". Hay que tener mala leche para jugar con el poder que ha sido otorgado por el dios Tánatos.

Deberíamos aprovechar el tirón de este "acto paranormal" para organizar visitas guiadas ,como se hacen a Yerbabuena ,ofreciendo bocadillo y fotos con los aspirantes al premio.
Puede que resulte macabro, incluso de mal gusto, pero lo de ir a Bélmez de la Moraleda a  ver rostros en las paredes no le extrañaba a nadie...
Algunos de esos rostros son más recientes que los que aquí se ofrecen.

Lo veo como la maldición de Tutankamón patria. Debe ser motivo de orgullo como lo es Arbeloa, Paquirrín o Mario Vaquerizo.

Yo propongo una cosa, aprovechando el poder que se nos ha otorgado por los Dioses supremos, que se hagan ediciones de "¡Qué tiempo tan feliz! -especial políticos" .
Podríamos regenerar ese sector español y disminuir el número de corruptos e incompetentes. María Teresa, haz una labor válida por tu país, sigue mi consejo...por favor.¡te necesitamos!


                           
       Paloma San Basilio cantando risueña ajena a lo que años después se sometería.

3 comentarios:

Cari dijo...

Sólo he visto el programa un día que fui a casa de mu cañada, lo tenía puesto vi así como media hora, me pareció horrendo.
Un abrazo.

Cari dijo...

Quería decir "mi cuñada", tener sueño y acabar de llegar a casa es lo que tiene... :-)

Carlos del Barrio dijo...

Un abrazo Cari