miércoles, 21 de agosto de 2013

DE PAQUIRRINES Y MARÍAS DE MAGDALA



No voy a negar que tengo cierta envidia a este tipo.

Con su aspecto físico no se comería un colín,pero como es gracioso liga mucho y con modelos que están rebuenas.
No interfiere en ello su apellido ilustre, su aspecto físico que recuerda cierta ideología, sus "kilitos" de más, su vídeo dando cabezazos a una verja metálica, su mami y Marbella, sus "bolos de Dj" bien pagados.
Lo que realmente admiro es su capacidad para ser imán de preciosas mujeres que no se fijan en su exterior y se quedan enamoradas del interior.

La verdad es que su capacidad de generar trabajo para sus conquistas amorosas es asombrosa, destacable, deberían darle una medalla o algo.

Lo que no entiendo mucho es eso que cuando una de estas alegres mujeres traga saliva y queda en cinta de este hombre se piense que es un acto de amor. Es una presunta inversión. Presuntamente.
La misma que semanas antes de salir con él decía que le daba asco compartirá genes en un tercero por obra y gracia del Sr. Euro. Presuntamente.

Ahora está con otra modelo andaluza, de esas que quitan el hipo, y que una vez ha subido su cotización en pasarelas, Intervius, entrevistas pagadas en tv, le consideran menos feo... pero le dejan.

Esto no es nuevo. En la Monarquía siempre han existido las relaciones de este tipo, los amantes con derechos que hacían de tripas corazón para asegurarse una pensión vitalicia. Es como hacen los diputados pero con esfuerzo físico y más sudores.

Hace tiempo se criticaba que los viejos aldeanos de la España profunda habían cogido el hábito de casarse con jóvenes foráneas que les sacaban el dinero. Alguno escuché que decía eso de "me ahorro un pastón en el club y encima me hacen compañía y me tienen la casa limpia". Sarna con gusto no pica. No le veo el problema porque cada uno es libre de gastar su renta donde le place.

Estos ejemplos demuestran que siempre han existido las relaciones de interés, y que son consentidas por ambas partes. Unos tragan orgullo, otros saben que eso no sale gratis.

Este viernes pasado asistí a un ejercicio de franqueza que casi me hace llorar. En Telecinco, esa cadena de la doble moral donde su máximo exponente te demuestra todo lo dicho en este post hasta ahora, ejecutaban un polígrafo de total fiabilidad. Bien, estaba ante ello una rubia de barrio, Gaby, famosa por actuar en vídeos de croquetas sin ropa y por tener a gala el haber tenido cosas íntimas con Paquirrín.
Le preguntaron que si le gustaba él y dijo que "no", pero que como era simpático (y con pedigrí, añado) se le jincaba. El polígrafo la dijo que no mentía y que realmente ellos habían compartido cama. En ese momento es cuando ella festeja tal respuesta como si hubiera sido agraciada con la lotería.
Es decir, ella dijo que se acostó con él pero sin gustarle...¿amor al interior?
Los "intachables" colaboradores criticaron tal actitud de interés, pero no valoraron la sinceridad de esta muchacha al reconocer lo que es sabido.

Hay muchas y muchos que recurren al amor por cheque. Los hay en tu escalera, en tu barrio, en política, en la sociedad , en la tele. Se me vienen a la cabeza casos de maromos polacos y cubanos, por ejemplo.
Son situaciones que engloban a ambos sexos y que no deberían ser criticables. Lo que no se puede entender es que luego el afortunado con los encantos de este tipo de personas se lleven las manos a la cabeza y exclamen eso de "¿cómo me pudo pasar a mi?.
No haberos conocido en la biblioteca...


                       Los Nikis - "Por el interés te quiero Andrés" .








5 comentarios:

MC. dijo...

Siempre entretenidas tus entradas, y con mate mejor.
¡Besos!

Carlos del Barrio dijo...

jajaja,

con mate todo es divertido amiga...

un beso

angelamendez 2010@gmail.com dijo...

Ay qué cosas... ésto y más...

otra vez te digo. Me encanta leerte!

Besos!

Carlos del Barrio dijo...



Gracias Ángela, un beso

Cari dijo...

Hola Carlos, el imán que tiene el "mozo" se llama Pantoja, porque por lo demás...
Un abrazo.