martes, 26 de noviembre de 2013

NUNCA TE ENAMORES DE UN ESCRITOR


     Escritor siendo ignorado tras la cópula por la inteligente (y bien conjuntada) mujer

Nunca doy consejos, siempre digo lo mismo : "no quiero dar ni recibir consejos, la gente tiene derecho a equivocarse sola". Esto se lo copie descaradamente a Camilo José Cela.

Esta es una declaración de intenciones que como otras muchas que tengo como principios básicos de mi vida cambio según sople el aire y me traiga el olor del perfume de una mujer. Creo que mi vida ha estado marcada por las mujeres y lo seguirá estando hasta que muera.
Incluso hice (me matriculé) dos carreras equivocadas por compartir aulas con proyectos de nada que me sonreían. De todas formas, si mis errores o aciertos los marcan las mujeres es buena señal, eso es que estoy vivo.

Decía que yo no doy consejos, pero os concederé uno de los que tenéis que tatuaros a fuego en un sitio de los que se ve en el espejo, para no olvidarlo, como las cornadas más virulentas...
Os recomiendo que NUNCA os enamoréis de un escritor.

Vuestras amigas de café, los amigos de Coelho, los demagogos felices, los que creen en Dioses, los que os quieren bien, los que no saben si os quieren, los vecinos concejales, os dirán esa frase de "si te enamoras de un escritor serás inmortal, te convertirá en inmortal".

Esto suena bonito, pero analizad que puede ser para mal. Puede que con tu nombre y presencia en su memoria cree una obra de mierda, esa mierda perdurará para siempre. No todos escriben tan de puta madre como yo...ni somos tan fieles a la realidad.

Otra pega es que la mayoría son feos, yo me excluyo (obviamente). Esto lo hablaba yo con unas amigas escritoras y la verdad es que son feos de cojones, a cansar. ¿De verdad quieres perpetuar la especie, tus genes, con un tipo tan feo? ¿Dónde están las leyes de la naturaleza que llevan a copular con ánimo de procrear con tipos bien parecidos?. ¡No deis propina, dad premios!.

Luego está el tema del dinero, los escritores son pobres. Estómagos agradecidos, amantes de los placeres de la vida pero pobres como ratas. A menos feo más pobre, "ley universal".
¿Quieres mantener a un escritor toda la vida esperando a que gane el Planeta? ¿El Nobel?...
Puede que quieras, pero recuerda, la mayoría son feos. Es mejor que mantengas a ese argentino que conoces del gimnasio que no te escribirá una mierda pero te tendrá el jardín bien regado. Creerá que un epíteto es un plato de pescado, va bien si lo que quieres es tranquilidad.

Los escritores son por naturaleza mujeriegos, no es mi caso.
Yo desde que voy a misa los jueves a las 5 de la tarde ya no peco. De hecho, la hermana ursulina que me acompaña tampoco peca más de dos veces a la semana y con posterior padrenuestro rezado con dedicación y recogimiento.

Siempre estarán, estos jodidos escritores, en busca de las musas, siempre se basarán en su verbo canalla para crear ilusiones en bellas mujeres, siempre estarán dispuestos a una conversación agradable, siempre te darán cariño, siempre,siempre, siempre...dormirán solos.

Los escritores guapos son los menos en número porque están condenados a morir solos y pobres. Sale más rentable zumbarse a la famosa de moda de Telecinco o estudiar carrera de 5 años y poder ejercer el deseo de papá en un despacho de la Castellana.

Nunca te enamores de un escritor, buscarán la soledad para crear, buscarán tu compañía porque les asusta la soledad, te amarán como no imaginas, pero te amarán a su manera (que no es la manera tradicional de vivir la vida antes puesta en un Excell con citas concertadas y con poco espacio a la improvisación).
No habrá rutinas, no habrá mañana, no habrá más que lo que quieras que haya, porque eso sí, los escritores, a diferencia de los demás oficios, crean ilusiones, pueden crearte lo que deseaste siempre.
Sabrás que los escritores son gente rara cuando te digan cosas como que "huelen a ti "y eso te haga sonreír.

Nunca te enamores de un escritor, y si lo haces que sea con todo el alma.

7 comentarios:

Cita Franco dijo...

Pero eso solo se aplica a los escritores, a las escritoras no, verdad?? jejeje
Porque si es así, procuraré que mi chico no lea esta entrada.

Es difícil compartir la vida con un escritor, pero si el amor está por encima de todo, ambos sabrán poner de su parte para que no haya sufrimientos.

Dejemos que fluir ese punto de locura... No todos los escritores estamos enamorados de la soledad...
Besos
Cita

Sara Gomez dijo...

Si, a pesar de todas estas razones, te vuelve loca un escritor, déjame añadir que, a pesar de todas estas contraindicaciones, te entiendo. Son atractivos, sugerentes, oscuros, sexys, imaginativos, independientes, complicados, liberadores y aventureros, y esa fuerza arrolladora que los empuja hacia adelante es casi irresistible. Son los escritores de la literatura del mal; son Nick Cave escribiendo morbosas novelas; así que si te has topado con uno y has probado el fruto prohibido que te aconsejaría no probar, solo me queda desearte suerte, pero que mucha suerte. Hablo desde la experiencia ajena , que conste

Ángela dijo...

Carlitos a mi marido no le gusta ni escribir mails, pero siempre he querido , deseado , que si existe la réencarnación .,..me gustaría casarme con un escritor!!!
Y vivir en Florencia por ejemplo

Ahora? Tendré que pensarlo .,.!

Un beso

Ángela dijo...

Carlitos a mi marido no le gusta ni escribir mails, pero siempre he querido , deseado , que si existe la réencarnación .,..me gustaría casarme con un escritor!!!
Y vivir en Florencia por ejemplo

Ahora? Tendré que pensarlo .,.!

Un beso

Carlos del Barrio dijo...

Cita, haz que tu chico me lea, aprender no aprenderá nada pero lo mismo se rie.

Sara, la experiencia ajena es la más cercana de las experiencias, hay que tener cuidado...

Mexicana, tu marido es un santo, tampoco va a tener todas las virtudes...jaja

Besos a las tres

Isa G. dijo...

Pues yo tengo algo muy interesante que aportar... para todas y sobre todo para ti, Carlos:
"Cuídate de las personas que saben escribir, ellos pueden enamorarte sin siquiera tocarte".
Lo siento, no recuerdo de quién es la cita.

Carlos del Barrio dijo...

Cierto Isa, yo de hecho estoy enamorado de mi mismo...jaja

Un abrazo