martes, 7 de enero de 2014

BUSCANDO UN AMOR PARA TODA LA VIDA

                                               Obra de Karol Scandiu


"Tener un amor para compartir toda la vida" parece ser que es el objetivo máximo de nuestras vidas, en eso nos han educado.

Cuando desde pequeños los curas nos contaban lo del matrimonio (y la felicidad que eso conlleva) no nos contaron los efectos secundarios, la cara B.

Muchas veces parece que el amor no tiene fecha de caducidad, que es para siempre, pero es mentira, mentira como norma general. Todo tiene caducidad, aunque sean 70 años.
Obviamente cada pareja tiene sus plazos. Antes he hablado de matrimonio pero también me refiero a esas parejas que conviven tras muchos años y que no tienen porque quererse menos que las validadas por un cura o por un concejal puesto a dedo. Al cura le señala el dedo de Dios, que es más poderoso e infunde más respeto, por lo demás es igual.

Estar con una persona durante mucho tiempo debe implicar amor. El cariño, el aprecio, el afecto, está fenomenal pero no tiene que ser la base de una pareja. Si fuera así todos estaríamos casados con nuestros perros y gatos.
Tiene que haber una complicidad. Eso es de los temas más difíciles de conseguir, de lo que más se percibe cuando existe y de los que más "canta" cuando se carece de ello.

Doy por válido que la pasión inicial, la chispa del amor, no puede ser para siempre, sería muy cansado.Además, hay que ser honestos y verificar que la llegada de hijos al hogar impide la total libertad de horarios en ciertos menesteres y obliga a gastar fuerzas en otras trincheras, no por ello menos gratificantes, pero diferentes.
Aunque no haya esa pasión tiene que haber amor, no vale con cariño, reitero.

La rutina, la costumbre (y demás putas) son asesinos infalibles del amor, son los que destrozan las parejas de manera inmisericorde.
Además, señalo desde mi atalaya, que al existir otras posibilidades de conocer gente, bien sea por redes sociales, bien sea por la práctica de aficiones o el trabajo, la capacidad de comparar situaciones es más alta. La gente tenderá a analizar (si el cerebro se lo permite) su relación. Comprobará si lo que tiene es real o es un paripé del que se puede presumir cuando se toma café con las amigas o amigos.
Es un ejercicio de sinceridad con uno mismo. Es saber si lo que se tiene es lo que se quiere,si es con lo que se quiere "cargar" toda la vida.

Antes, hace muchos años, te casabas pronto y durabas toda la vida, no había más remedio, salvo que la muerte os separara. Era una ley. Era el "con la cuchara que cojas comerás toda tu vida" que dicen los aldeanos de boina en cabeza puesta a rosca.
Otro desencadenante de la liberalización de neuronas, en este caso femeninas, es la literatura erótica, la sensual, las 50 sombras de Grey, Megan Maxwell y similares.
Algún machito de los acostumbrados a que les planchen la ropa y les pongan los huevos fritos para cenar a su hora pensará que es una putada que sus mujeres lean y sientan.
El polvo de los sábados a lo "misionero" ha muerto en muchas parejas. Muchas mujeres han empezado a "sentir curiosidad". A esto sumemos el fenómeno de los "tupper sex".

Son diferentes cartas que las que había antes.

Los hombres, algunos, esos que predican con la gaviota y los valores de la familia mayoritariamente, seguirán usando los puticlubs ( o lugares de alterne como dicen los aficionados al eufenismo) para completar el menú de casa. Es respetable, pero significativo. Bueno, no tan respetable.

Todo lo anterior no tendría razón de ser si no se "condimentara" con dos ingredientes.

Uno es la "falta de diálogo". El hombre es un animal social, cierto, y se diferencia del animal en general por su capacidad de habla. Parejas que no hablan están destinadas al fracaso. Si no escuchas a tu pareja otro lo hará. Al final todo el mundo siente necesidad de ser escuchado, comprendido...
Eso me lleva al otro ingrediente, la "soledad". En una sociedad cada vez más global el sentimiento que tengo es que la gente cada vez está mas sola.
El otro día leía perplejo en un muro de Facebook como un sábado por la noche, gente que aprecio, exponía sinceramente que se sentían solos.
Es la mayor lacra que hay en el mundo, mata a mucha gente. El estar solo te hace dar vueltas a la cabeza, crea enfermedades.

No hay peor condena que estar con pareja y sentirse solo.

Me llena de tristeza. No soporto tal situación. No soporto la gente que no está acompañada en este largo viaje llamado "vida". Muchas veces los solteros estamos más acompañados.

Creo que tenemos que empezar a asimilar ciertos datos : que el amor no siempre tiene que ser para siempre, que no hay que vivir la vida que no se quiere vivir, que nadie tiene "dueño", que la palabra y el sentirse escuchado sana, que los besos liberan tantas sustancias que nos hacen inmortales y que no darlos es morirnos poco a poco....

Se que la economía, los hijos, los credos, los padres, impiden que se terminen ciertos paripés, soy consciente, pero a veces, solo a veces, quien arriesga gana.

Si me leo lo que escribo no tengo más remedio que dedicarme a plantar árboles o a escribir...sueños. Incluso los míos.
------------------------------------------------------------------------------------------------------
Cambiando de tema...

Podéis adquirir "El diario oscuro" de Karol Scandiu en este enlace. Está muy bien, lo presenté yo en mi ciudad ,así que os aseguro que lo he leído y me gusta...Habla de amor.
http://www.amazon.es/El-diario-oscuro-Philip-Moonfark-ebook/dp/B00DKY3Z8W















7 comentarios:

Ángela dijo...

Muy claro, muy cierto, Así es Carlos así es la vida.
Tiene que haber muuuucho amor para llegar, pero antes se tiene que pasar por infinidad de cosas!

Ojo, mucho ojo mi querido amigo!

Un beso!

Carlos del Barrio dijo...

Tendré ojo amiga,jaja...

Un beso!

La Estupenda dijo...

Yo tengo que reconocer que dejé de creer en el amor eterno hace mucho tiempo atrás.
También te doy la razón que la rutina lo mata todo.

kiss

KaRoL ScAnDiu dijo...

El amor y amar no son lo mismo... ser felices ya, eso son palabras mayores... :D

Precioso texto, Carlos, y gracias por dejarme ser parte de ello :D

Un beso!!

Carlos del Barrio dijo...


Gracias a ti, Karol.
Me encanta la ilustración
;)

Ana C. dijo...

Estoy muy de acuerdo en todo lo que planteas excepto en lo de las 50 sombras y demás. Creo que las mujeres han empezado a espabilar no por leer o "sentir curiosidad" sino por el simple hecho de ser económicamente independientes (trabajar) y tener una vida fuera del hogar. Tengo algunas amigas que no trabajan fuera, sino que se han dedicado en cuerpo y alma al cuidado de los hijos y de la casa, y te puedo asegurar que no se separan porque no podrían sobrevivir (ni ellos tampoco).

La hipoteca, los hijos y el vértigo hacia una nueva vida son las cadenas de muchísimas parejas.

Fdo: una que sí rompió las cadenas. :-P

Carlos del Barrio dijo...

Creo que todo va relacionado. Es un significado amplio de la palabra libertad. Me alegro por lo de tus cadenas Ana.

Un abrazo