martes, 22 de abril de 2014

TODOS QUEREMOS SER EL HANK MOODY DE CALIFORNICATION



Es algo que mucho no confesarán nunca, bien por estar casados o bien por ser más sosos que un Ministro de Hacienda, pero todos los hombres queremos ser Hank Moody.

Ya no os digo nada si encima sois escritores. Es el sueño de todo tipo vivir de las rentas de un libro ( que originariamente se llamaba "Dios nos odia a todos" y que fue transformado en una película llamada "Esa cosita llamada amor" y que le dio fama y dinero), en una ciudad costera americana, complaciendo a simpáticas mujeres y sintiéndose un hombre libre hasta para equivocarse.

Realmente Hank Moody es un perdedor, un "loser" con encanto. Ese encanto que no tienen los escritores que todos conocemos ni los que se creen que por escribir cuatro mierdas para cuatro amigos son la reostia.

Nadie me podría decir que ese David Duchovny, que me marcó la juventud en Expediente X junto a la pelirroja Scully en su papel de Mulder, podría interpretar otro papel que me llenara más todavía, que me marcara, que me hiciera venerarle cual fan de Justin Bieber, pero con tripa cervecera.

Esta serie me llegó por casualidad que es como llegan las cosas mejores. Una amiga, Raquel, me recomendó su visualización y nunca podré estarle más agradecido por tal descubrimiento.

Californication es una serie que tiene pocos personajes fijos y alguno variable por temporada.
Los fijos son el de Hank, su ex-mujer y madre de su hija, su hija, su representante y la ex-mujer (mujer) de su representante. Son todos personajes ricos, nada planos y que te hacen pasar de la carcajada a la reflexión súbitamente.

                            La de la derecha es menor, no la miréis con deseo...


Si me preguntaran por el género de esta serie no podría responder uno de manera categórica.
Es una comedia con toques dramáticos. Es una descripción de una vida anormal dentro de la normalidad.
Es romántica.

Al final es ese el principal factor : el amor. Son todo historias relacionadas por el amor a sus ex-parejas, a su hija, a sus amantes a la libertad...

La relación fundamental es la que tiene Hank con su ex-mujer la adorable, deseable, venerada y maravillosa Karen. Es preciosa la complicidad, los perdones, el amor que derrochan, la sensualidad de sus miradas, una relación que parece indestructible.

El papel de su agente, el calvo y obseso Charlie Runkle es memorable. Los momentos más divertidos en la serie los ofrece él. La ex-mujer de este y la hija de Hank completan el quinteto protagonista.


Cualquiera podría decir que un escritor de éxito, que puede estar con la mujer que quiera, debería ser totalmente feliz y no es el caso. La adicción a las mujeres le dará problemas judiciales y el amor no consolidado de manera tradicional con Karen le producirá una tristeza crónica que le hará recogerse en las drogas y el alcohol. También seguramente en la promiscuidad. Es un tema de soledad encubierto.


Yo seré un tipo raro pero con esta serie me sucede como con The Walking Dead, me lleva a la reflexión sobre el ser humano y sus comportamientos y lo extrapolo insanamente a mis situaciones puntuales sufridas o vividas.

No dudo en decir que es la serie que más me entretiene, que en ningún momento me ha parecido que tenga una temporada floja, que me apetece siempre verla.

Estamos en la séptima temporada y parece que será la última. Es de esas series que se echan de menos. Me ha pasado con House y Friends, algo menos con Como conocí a vuestra madre. Con esta me sucederá seguro.

Yo os recomiendo que la veáis, se aprende mucho de lo que se quiere ser, de lo que hay que hacer, de lo que no hay que hacer, de como amar, de como no amar y de como siempre en la vida hay una escala de valores y que cada uno tiene la suya.

Incluso los golfos aparentemente indolentes y frívolos podemos ser más románticos y fieles a un amor que los que van de maridos perfectos y van todos los domingos a misa.






9 comentarios:

Jordi Dausà (jdausa@gmail.com) dijo...

Mucha gente considera que Californication es una serie de un conservadurismo encubierto, algo así como los Simpson, buque insígnia de la Fox, que es una especie de COPE a la americana. Dicho esto, a mi me encanta. Y no, no les quito la razón del todo...

Carlos del Barrio dijo...

Me dejas ojiplático, Jordi. Yo no veo la relación pero recuerdo cosas que se dicen de las películas de Disney que también me resultan curiosas. Será que soy más simple incluso de lo que creo.
Ya sabía que te encantaba...

Nesa Costas dijo...

Vaya, sé cual es pero no la he visto nunca. Habrá que echarle un vistazo.
Coincido contigo en lo que dices de The walking dead. Y sí, tambien echo de menos House y Friends :-)
¡Un beso!

Carlos del Barrio dijo...

Así me gusta Nesa, que em des la razón...jaja ..un beso

Alex Fernández dijo...

Como pseudoescritor de cuatro mierdas para cuatro amigos, no me importa reconocer que estaría encantado de ser Hank, aunque tampoco he visto la serie ni había oído hablar de ella.

Por cierto, muy bueno tu comentario del pie de foto con la "menor".

Carlos del Barrio dijo...

Alex, todos los escritores de mierda queremos ser Hank. Algunos como nosotros lo reconocemos, otros dicen que se ponen con Coelho. Gustos ;)
Abrazos

O dijo...

Creo que es una gran serie. Tiene unos toques humorísticos muy buenos, que me recuerdan al típico humor Inglés por sus ironías y en ocasiones sarcasmos. Una de las cosas que más me han gustado, es que Duchovny consigue quitarse de encima el "san benito" del agente Mulder, cosa que otros actores no han conseguido, lo cual a mi modesto entender da muestra de que es un buen actor.
Me apunto también a aprendiz de Moody ;)

Series Anatomy dijo...

¿Habéis visto el final de la serie? En mi opinión está bastante bien. Aquí os dejo mi balance de la serie, por si tenéis curiosidad ;)

http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2014/06/californicando.html

Saludos!

Carlos del Barrio dijo...

Me ha encantado... :)