martes, 20 de mayo de 2014

EL "MONO" BURGOS : FÚTBOL, ROCK Y PERSONALIDAD


En esta época era el protagonista del cartel y vídeo promocional de la campaña de abonados cuando regresaron a Primera tras dos años en el infierno.


Germán Adrián Ramón "Mono" Burgos. Argentino. Jugador de fútbol (como arquero) de Ferro, River, Mallorca y Atlético. Luego músico de rock y Segundo entrenador. Librepensador.

Muchos le habrán reconocido por ser el Segundo entrenador del equipo que ha ganado la Liga este sábado, otros le seguíamos de antes.

Conocí al "Mono" hace unos cuantos años ya, más de 10 años.
Mi amigo Rafa trabajaba de productor en una cadena de televisión local y tuvo a bien llevar a este hombre para que hablara de su último disco : Abismos (lo tengo firmado). El nombre que utiliza para el rock es GARB, coincide con sus extenso nombre y el apellido.

Mi amigo me invitó de público y yo acudí encantado ya que siempre he admirado a ese tipo como persona y como jugador diferente. De cerca impresiona. Sus 1,88 cm parecen muchos más cuando estás cerca. Ahora que pesa como 20 kilos más acojona mucho más, casi provoca el pánico. Creo que los restaurantes de su barrio están bien contentos con él. Ahora dirá que es vegetariano, me lo espero.

Pues bien, el día del programa de televisión pude hablar con Germán un rato. Fue bastante tiempo pero lo que más recuerdo (no me digáis porque) es cuando hablaba de como "comer" las almejas a las féminas.
Si, con globos y todo lo explicaba. Esa larga lengua y esa cara de golfillo de barrio cuando se reía siendo consciente de que estaba provocando las tendré siempre grabadas en la mente.
Yo siempre soy muy fan de los deportistas que no son planos, de los que hablan y hacen cosas. Los maniquís analfabetos que me anuncian trajes me la sudan.

Burgos es un portero atípico. Siguiendo la estela del gran "loco" Gatti y compartiendo maneras con Chilavert, Higuita o Rogério Ceni.
No es común ni por su estética, con pelo largo y a veces cinta o gorra, ni en sus maneras de efectuar su profesión.
De esto último recalco la habilidad que tenía en el "uno contra uno" para hincar la rodilla al suelo y tapar espacios para que al delantero se le hiciera de "noche". Algunos lo llaman "postura de Dios". Es una pose muy característica de los grandes arqueros argentinos.



Es para recordar el día que tiró la gorra para cortar un ataque o el que tuvo a bien golpear con el balón en la cabeza del delantero para volver a recogerlo. Reto y sonrisa. Barrio y nobleza.

Tiene un punto negro, un puñetazo que le metió a Serrano (Espanyol) y que le originó 11 partidos de sanción. Ha habido agresiones más brutales sin tanto castigo, todo depende del color de la camiseta. De todas formas estuvo mal hecho.

Como ser humano y con cojones tengo que destacar que pasó un cáncer de riñón. Estuvo unos meses apartado del fútbol pero se recuperó, felizmente. Cuando le comunicaron que sufría tal enfermedad preguntó que si podía jugar el siguiente partido. No lo hizo,pero luego jugó muchos otros.

Se retiró hace 10 años y luego se dedicó al Rock.

En la música muchos le recordaréis por cantar con Sabina en el himno del centenario Atlético o por salir en el vídeo "La Rosa de los vientos" del grupo Mago de Oz (¡grande Cebrián!).
Siempre le delataron las melenas, por eso su estilo musical ,cuando canta, es muy Rolling Stone, muy rockero a la vieja usanza. Jugando también cantó alguna vez, que se lo digan a Baptista cuando se montó una cagada al intentar despejar con el pecho un balón fácil y le regaló el gol. Borrón de cualquier buen escribano.



Ahora triunfa como Segundo entrenador del equipo de moda. Ni el inefable Mourinho ha logrado parar su bendita osadía que le hace diferente en todo lo que haga. Esa película me hubiera gustado que acabara de diferente forma.


Se ha dejado perilla, se ha cortado el pelo, se ha quedado embarazado de la "felicidad" y así ejerce su labor de escudero de Simeone. Los resultados le avalan.

Es de esos personajes imprescindibles en el deporte. Carisma, buen humor, "toque propio", palabra precisa, bonachón casi entrañable, verdad, ante todo es verdad. Un tipo de esos que tienes que escuchar y observar porque aportan lo que no aportan otros sosos.

Me gusta lo diferente, me gusta el "Mono".

Escuchen esto, es buena música, rock puro. GARB, ¡mola!

                                                  Garb: "Cuanto todo termina"



2 comentarios:

awen dijo...

creo que eres muy buen amigo de tus amigos y lo demuestras en cada post que escribes sobre ellos, eso también te hace a ti grande, muy grande.
un abrazo

Carlos del Barrio dijo...

Burgos no es mi amigo, solo le he visto una vez...pero gracias, supongo.
Abrazos