jueves, 9 de abril de 2015

EL MIEDO ESCÉNICO


El miedo escénico o pánico escénico es un estado inhibitorio que reduce la efectividad comunicacional e impide el despliegue de las capacidades expresivas potenciales de los implicados. (Fuente wikipedia).

La glosofobia es el miedo a hablar en público.

Ambas patologías tienen unos síntomas de lo más variado. Se puede tener agudeza auditiva, aumento del ritmo cardíaco, aumento de la presión sanguínea, dilatación de las pupilas, aumento de la transpiración, aumento del consumo de oxígeno, rigidez muscular en el cuello o espalda superior y boca seca. (Fuente Audístico.es).

Es decir, tenemos los mismos síntomas que cuando follamos, pero esto es menos agradable.

Hace poco lo hemos escuchado de boca de Pastora Soler o Joaquín Sabina, y parece ser que ha sido la causa de la retirada de los escenarios (momentánea) de la primera.

Yo hace tiempo lo escuché por primera vez, fue a Jorge Valdano. Siempre me ha parecido más interesante escucharle que verle jugar, aunque su carrera deportiva fue brillante.
El decía que en el Santiago Bernabéu había "miedo escénico". Se daba para los dos equipos: el visitante por acudir a jugar a un estadio con tanta historia y tan majestuoso y el local, ya que el "respetable" era muy exigente con lo que hacían sus jugadores y en la forma de "honrar" esa camiseta.

No voy a negar que soy un copíón, si algo me gusta lo hago mío.
Cuando era más joven, y tenía más pelo, me leía libros que eran sólo de frases célebres. Las aplicaba a la vida cotidiana y las expulsaba de tal manera, con tal naturalidad, que parecían improvisadas. Era un truco que siempre me funcionó, me hacía parecer más interesante de lo que realmente soy. Sigo procediendo igual con el bagaje que me da haber leído mucho durante mucho tiempo.

A lo que iba, yo esta frase la hice de mi propiedad y la he aplicado a muchas situaciones. Desde salidas nocturnas a exámenes, desde citas con bellas damas a eventos en los que he tenido que poner cara y voz.

Yo no conozco el miedo escénico, tengo demasiado morro y descaro como para tenerlo. Además, me parece algo inútil.
Si tuviera que grabar escenas porno enseñando todas mis virtudes lo mismo sí me daba algo más de corte. Realmente me lo daría si supiera que lo puede ver gente conocida.

Creo que todo miedo basado en una amenaza incierta es estúpido, no "alimenta". Esto también se puede aplicar a política.

Estar hablando ante una cámara, un micrófono, un grupo de personas, etc... es algo natural. Lo hemos hecho toda la vida en clase, desde el pupitre o cuando nos sacaban a la pizarra.
Nos relacionamos, somos seres sociables, no estamos en las cavernas. Da igual hablar en el ascensor con tu vecino (salvo que sea alcalde) a poder hacerlo en una presentación de un libro o en cualquier otro lugar.

Conozco a gente que tiene este "miedo" pero que no lo tiene para cantar en un karaoke, y eso si que es incongruente.

Me parece bien que la gente tenga fobias, sólo faltaba, pero lo que creo es que hay algunas evitables. Si tanta vergüenza te da exponerse en persona y no te lo da hacerlo en las redes sociales tenemos un problema de coherencia.

El miedo escénico es una milonga, no existe, lo creamos pero no existe.

Dentro de unos años, cuando muera el que inventó este término, dirá en su lecho de muerte lo que dijo el tipo que creo lo del "TDAH" (trastorno de déficit de atención por hiperactividad) que afirmó que era un invento y que no existía. Por cierto, este tipo era el psiquiatra Leon Eisenberg. 





3 comentarios:

Mayte Esteban dijo...

A mí me da terror cantar en un karaoke. No sé si es miedo escénico o que realmente canto fatal.

Mayte Esteban dijo...

A mí me da terror cantar en un karaoke. No sé si es miedo escénico o que realmente canto fatal.

Carlos del B. Iglesias dijo...

Pero estás acostumbrada a presentar tus libros. Ná, no tienes este miedo.