miércoles, 21 de diciembre de 2016

MENSAJE NAVIDEÑO DEL REY DE LOS MELONES



   ¿Cómo? ¿Qué no soy tu rey? ¿Qué nadie me ha votado? Nos ha jodido, ni al que pagas con tus impuestos. En eso estamos iguales.
Su majestad, Felipe, debería pensarse lo del referéndum. Sin fuegos artificiales se puede consolidar en su puesto si se vende como opción frente a una República presidida por cualquiera de los presidentes de la Democracia de este país. Le prefiero. Realmente prefiero a Froilán pero tendremos que esperar.

 Os voy a dedicar un mensaje navideño desde mi blog. Sé que no lo leerá mucha gente pero eso lo hace más íntimo y mola más. Si queréis hacer lo que hacen todos podéis comprar el último libro de Zafón, que desde que lo anuncia Cárdenas en ese anuncio -donde sale con camisa blanca- ya está en la mesilla de muchos hogares, acompañado del último de la Esteban y de un disco de rancheras de Norberto Juan Ortiz Osborne. En mi mesa está Eduardo Mendoza. Ya estaba antes de que le premiaran, al igual que lo estaba Dolores Redondo.

 He escrito un libro hace un año, no os habréis dado cuenta porque nos hemos pasado todo el año votando. Mi conclusión es que hay tres corrientes ideológicas: derecha, izquierda y alternantes.
La mayoría de la gente es buena pero en todos los lados hay un número importante de gilipollas (caranchoas) que se hacen notar mucho y tienen la habilidad de tapar las cosas coherentes con sus radicalismos y mierdas. Este país no cambiará, no pensemos más, no podemos abarcar cambios porque nunca nos dejarán. Nos gobiernan los mercados y los lobbies.
Aclarar que patriota no es el que lleva una pulsera con una bandera, patriota es el que paga impuestos en este país para que se pueda invertir en asuntos sociales. La caridad y la limosna que se la guarden por donde amargan los pepinos.
Incidamos en nuestro círculo cercano, eso sí que podemos hacerlo. Seamos buena gente y amemos.
Los medios de manipulación crean borregos, pensemos por nosotros solos y no creemos odios según el guion del IBEX 35 o de políticos chaqueteros. Dudemos de todo y tengamos autonomía para decidir qué vale la pena. Ese será nuestro mayor acto de rebeldía.
Los políticos han conseguido que muchos tengamos desidia, guerra que ganan. Yo no hablo YA de política porque al final siempre gana la banca. Asumo y paso página.

 Os decía que he escrito un libro que se llama LA SONRISA DEL MELÓN. Puede que haya sido un poco cansino con la promo pero no pediré perdón por ello. Se vende y sigue vivo, eso es que no debo hacerlo muy mal. Gusta.
Quiero agradecer a todos el hecho de comprarlo y especialmente a los que me enviáis fotos con ello en las manos. Lloro, estoy mayor.
Un año desde que salió y me arrepiento de muchas cosas que he hecho o que no he hecho. También he tenido aciertos. Es un proceso de aprendizaje duro en el que se mejora a base de hostias.
Puedes tratar de hacer las cosas a tu manera pero al final hay aros por donde toca pasar. La cuestión es pasar por los menos posibles, mantener la identidad.
Es jodido, tanto como que yo dejé de usar tantos tacos.

 La literatura es otro negocio de esos en los que los que más ganan son los intermediarios. Puedes luchar por disminuir lo que cedes de tu trabajo pero siempre acaban siendo ellos los más beneficiados. Por eso defiendo la autopublicación, porque salvo que seas Megan Maxwell -y tengas un contrato blindado- no ganarás ni para pagar el bono de transporte. Si tienes vida social tu capacidad de ahorrar será la misma que la de tronista de atarse los zapatos solo: ninguna.

 Si me preguntaran sobre qué cosas cambiaría de la elaboración y comercialización de mi libro respondería con respuestas breves: la correctora, los gastos iniciales innecesarios, los ejemplares regalados por imperativo a la bibliotecas y el no haber hecho más libros al principio.
Todo lo demás me parece que ha sido un acierto.
Creo que he fortalecido mi imagen de marca.

 El año que viene será clave porque podré cumplir un sueño y cambiar la residencia por trabajo. Dos sueños en uno. Quiero el mundo y lo quiero ahora, no esperéis que sea comedido.

 No, no me arrepiento del post que escribí sobre la Feria del libro de Valladolid. Las cartas ya están dadas así que no había mucho que perder. No creo que cambien vicios y querencias así que les deseo lo mejor, yo seguiré estando en casetas de librerías y asociaciones firmando ejemplares.

 Recibo privados preguntando por mi momento sentimental. No os voy a engañar, no puedo. Severina no me da bola, se hace la estrecha. Su imagen de dulzura es engañosa, no os fiéis ni de ella ni de un poeta.
Sigo buscando mujeres con chimenea. No es un amor interesado, es supervivencia. Realmente es una metáfora, pero no debería explicarlo. Allá cada uno con su imaginación.
Este año ha estado muy bien en cuanto a conocer mujeres interesantes. Pocas pero maravillosas. Se quedarán en mi vida para siempre, no soy tan tonto como para prescindir de lujos de personas. Gracias.

 Según pasan los años conozco a gente que tiene una filosofía de vida y gustos parecidos a los míos. La felicidad es rodearse de quien aporte y prescindir de lo que sobra (benditos bloqueos en las redes sociales). Se les desea suerte y listos.
La Universidad de la Vida es esta, no lo es la de beberse el agua de los floreros y depilarse el entrecejo en el mismo centro de estética donde os blanquean el orto, ¡holi!

 La erótica del escritor no sé quién coño se la inventó pero es mentira. Creo que es un invento que confunde deseo y realidad.
Tampoco es que el mercado esté para mucho. Triunfan Tinder, Meetic y Badoo. Son lo mismo, buscan lo mismo, pero la colonia es diferente. Al final es comprar el caballo mirando el diente. Hacen su función, como el enjuague bucal. Es más parecido de lo que creéis, podéis visualizarlo.

 Cambiemos de tercio. Muchas veces me acusan de que escribo poco en este blog. Si tengo estas visitas escribiendo cada quince días imaginaos que escribiera todos los días, sería abusar. Es un acto de generosidad que tengo con todos los que os lo curráis mucho. También puede influir que creo que el "secreto de aburrir está en contarlo todo". Me guardo cosas para mis memorias.

 Otras veces recibo correos - con errores gramaticales graves de propina- en los que se me achaca que tengo un especial buenrollismo y que eso no puede ser normal. Son los mismos que antes me decían que siempre parecía enfadado. La respuesta a todo es "no me consta", no, espera, que yo no tengo nada de que escaquearme. Soy como soy y cada vez soy más yo. ¿Lo pillas? ¿No? Entonces será difícil que te lo explique. Aplica psicología emocional y busca la empatía como forma de felicidad. Lo demás es verso. La mejor autoayuda es la de escuchar a gente. Sencillo.

 Mis deseos para este año son concretos. Quiero mantener lo que tengo, a los que tengo cerca y seguir motivado. Crecer poco a poco en todo y, me repito, amar como forma de vida a la gente, lo que hago, los pequeños detalles, la cultura y las imperfecciones de esta maravillosa montaña rusa llamada vida.
Como deseo concreto pediría que los que matan mujeres e incrementan esta lacra llamada violencia machista se maten ellos primero.

Paz y amor.

Feliz año y felices fiestas.