jueves, 5 de julio de 2012

LA ALEGRÍA VA POR BARRIOS


Es obvio que no toda la gente se pone alegre por lo mismo. Es lo normal.

Lo que no es tan normal es que haya gente empeñada en criticar que la gente esté alegre.

Seré un tipo raro,pero cuando veo a la gente sonreír me gusta.
Es como cuando veo una boda, ella toda de blanco, el todo de oscuro y les veo alegres. No puedo acercarme y decirles :"¡la habéis cagado". No, no lo hago, me creo su alegría.No estoy licitado para contagiar mi negatividad en ese particular.

Hay gente empeñada en estar amargados. Ellos se llaman realistas yo les llamo nocivos.
Les encanta revolcarse en la mierda ,cual cerdo, diciendo en voz alta: "estamos en criiiiiiiiiiiiiiiiiisis, todo va maaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaal, no deberíais estar aleeeeeeeeeeeeegres". ¡gilipollas!.

Es lo que son, unos verdaderos gilipollas. Son los "salvapatrias" que van a salvar el país contagiando su  positividad y su espíritu de lucha.
Son esos personajillos grises (más bien oscuros) que sobran en la sociedad.
No crean riqueza, no aportan valor, torpedean los ánimos... Es una lástima que no emigren a Laponia.

Todo esto viene por la victoria de la Selección Española de fútbol. Yo he sido crítico con muchas cosas y seguiré siéndolo pero lo que no puedo limitar es el derecho de expresar alegría de los demás.

No entiendo porqué a los que tanto les molesta el tema no miran a otro lado. Son los que claman tolerancia siendo intolerantes.
Una aclaración: no me molesta el que argumenta, el que expresa su opinión, me molesta el mamporrero que insulta para intentar imponer la suya.

No me extraña que en un país como en el que estemos sucedan estas actitudes caducas y trasnochadas ya que se confunde la libertad de expresión con la imposición de ideas.

Muy curioso, mucho, ver como  los personajes que agreden verbalmente a otros con estos temas tengan el mal hábito de la constancia. No se rinden y se empeñan en quedar retratados todos los días.

Otro tema :esta no es una cuestión política, ¡no me vendan esa moto!.
Tengo muchos amigos que están en polos ideológicos al mio y nunca insultan . En eso se basa la tolerancia y coincide que los que más la piden menos la profesan. Es una cuestión de manifestar libremente la alegría.

No hablaré de las primas de los jugadores. Por muy obscenas que sean no tienen ninguna obligación de donarlas. No se les pide lo mismo a ningún otro deportista, ni que donen las dietas de políticos, ni los cachés los artistas. Es una opción personal.Además no procede en este texto.

Resumiendo, yo he visto unos días a la mayoría de la gente feliz y eso me gusta. Es un recordatorio de que si se puede sonreír, es un hecho impagable.

6 comentarios:

Julio Benavente Caballero dijo...

Yo nunca hablo de fútbol ni de política. Simplemente, porque sobre estos temas la gente en general, no habla, discute. Y yo nunca discuto, a no ser que sea estrictamente necesario.
No me gusta el futbol (verlo, jugar sí) pero me alegra que gane la selección española. Eso sí, no se me ocurrirá decir hemos ganado, porque yo no jugaba...
Lo que no me parece bien es insultar o poner a parir a quien piense diferente a mí. Sobre cualquier tema.
Buena reflexión, Carlos, que estos días ha habido mucho intolerante suelto por el face...
Un abrazo.

Cari dijo...

Hola Carlos, pues fui una de las que vibró con la Selección, me emocioné, grité y olvidé.
Y aunque estuvo muy bien olvidar supongo sabrás que al día siguiente escribí en mi blog una reflexión sobre eso. Y desde luego al menos en mi caso no critiqué a nadie por haber sido feliz porque yo misma lo fui.
También a mi me alegra ver a la gente feliz, estamos necesitados de alegría y positividad, pero esa positividad no se refleja en la calle, todas las conversaciones giran en torno a lo mismo y yo misma cuando he querido cambiar del tema de crisis, ajustes, y robos a manos armada, me he ganado alguna bronca.
Pero Carlos, hablamos de crisis porque estamos hasta el cuello, y eso no es revolcarse en nada es ser realista. Pero entiendo que hay que olvidar alguna vez que nos están ahogando y de hecho lo hacemos (yo al menos lo hago) si no viviríamos amargados y no es cuestión. Pero cuando toca escribir sobre eso toca y no pasa nada.
Bueno creo que hoy me he excedido en mi post.
Un abrazo Carlos.

CARLOS dijo...

Julio, ¡un abrazo poeta!.

Cari, la gente es que mezcla temas. Una cosa es el tema deportivo y la alegría posterior y otra la mierda de crisis.

Distintos causantes, distintas formas de afrontarlo.

Un abrazo amiga

Ana Calvo dijo...

Hola,yo también disfruté de la victoria de la Selección,y siempre que hay eventos como éste o Mundial que son los que movilizan al país independientemente de la situación económica en que se esté, pienso: "Como me gustaría que todos estuviéramos a una pero para que se nos oiga, salir a la calle y solucionar la que nos está cayendo..... Seguro que más de uno que está arriba vibraría pero no de emoción, sino de terror.....". Y entonces yo me emocionaría y mis lágrimas se derramarían por arpersión.

Ana Calvo dijo...

perdón quise decir por aspersión.

MC. dijo...

adhiero totalmente, me gusta ver a la gente feliz! :)

Un abrazo!