jueves, 3 de octubre de 2013

LA COMEBOLSAS



Muchas veces la gente me pregunta que si he estado alguna vez enamorado. Suelo mentir y digo que nunca,pero no es cierto.

Cuando era joven tenía más pelo, carecía de tripa provocada por la vida sedentaria y creía en la honestidad de los políticos. A esto hay que añadir en que creía que el amor llamaría a mi puerta pronto, más bien quería creerlo. Ya por aquel entonces no era buen adivino.

Por aquella época conocí en el Instituto a una bella mujer, guapa de manera excepcional, alta sin tacones, buen cuerpo y mejor cabeza. Uno de sus pocos defectos que podemos apuntar es que "me hacía caso".

Me daba bola, cancha, me sonreía.

Uno nunca ha sido tonto del todo y correspondía a sus atenciones con especial cuidado. Siempre había querido una mujer a mi lado, cuando digo siempre me refiero a los 3 años que andaba con las hormonas desmadradas y en las que había descubierto que el mundo era algo más que vídeo-juegos, fútbol y misa.

Coincidimos en discotecas, clase y canchas de basket.
Por aquella época existía el tema de los "lentos" en las pistas de baile, una oportunidad cojonuda de arrimar cebolleta, romper el hielo y creerse el Dylan de "Sensación de Vivir" (alguna vez llevé medio intento de tupé cutre y pañuelo estampado ridículo al cuello). Con este panorama reforcé mis castos lazos con este lujo de dama.

Un día de otoño (del que hoy se cumple el aniversario) los Dioses canallas permitieron que la noche nos uniera en una especie de "cita" con alcohol barato, luna, estrellas y risas.
Todo marchaba según lo planeado hasta que ella tardó en salir de un baño. Llamé preocupado a la puerta preso de la inocencia y la duda. La puerta se abrió y de ella salió mi amiga acompañada de un camello de la zona de largas melenas con bragueta bajada.
Desde ese momento ella se puso muy cariñosa, demasiado. Hubo besos antes de este suceso, evité los posteriores.
Yo no podía quitarme la escena de la cabeza. El ron-cola de oferta me tenía suficientemente anestesiado para no llorar,lo suficientemente despierto para sangrar desencanto.

La pregunté. Ella me dijo que le daban cocaína a cambio de favores sexuales, lo que algunos llaman ser una "comebolsas".
Después de darme más explicaciones de las pedidas no quise tocar su boca. No era por asco, no era por pudor, era por rabia.
Me dijo que así era ella, que lo aceptara o que pasara de ella. La saqué de mi cabeza esa misma noche (o lo intenté).

Al llegar a casa escribí el primer poema de mi vida, ese que me viene a la mente cuando no quiero pensar en nada, ese que tenía la calidad de lo que sale sin censuras, libre.
Un poema libre para una mujer libre.

Con el tiempo ella tiene la vida encarrilada, no la falta de nada.
Yo sigo pensando que ella es lo más cerca que he estado de estar enamorado y sigo escribiendo poemas, pero esta vez dedicados al infinito.





16 comentarios:

rocio dijo...

La primera vez que escucho ese concepto, la verdad es que suena bastante mal.
Y bueno, si la chica se encarriló pues bien, no sé si eso pasó siendo muy joven, pero yo creo que si es una época prolongada deja algún tipo de secuelas que salen tarde o temprano.
A mí si me hubiera dado asquito la verdad, soy muy "individualista" para la intimidad ;)

Besos Carlitos

Jordi Dausà (jdausa@gmail.com) dijo...

Joder, chaval... dirty realism en estado puro.

Sara Gomez dijo...

Secuelas, que le vamos a hacer...

Rosama H dijo...

¡Enhorabuena! Ni un beso más... todo un acierto.

Carlos del Barrio dijo...

Rocio; Jordi, Sara, Rosama...un abrazo para todos

:)

Ángela dijo...

Primero y antes de nada: vigila los laismos. Bueno, la verdad es que fue un acierto el bautizar tu blog como Mis medias mentiras, pues al final actúa como una especie de escudo donde te escondes y te asomas con tu cara de pícaro y exclamas !ah, quien sabe cuánto hay de verdad o de mentira!me gusta la historia, a mi realmente me da mucho lo mismo si es cierta o no; si lo es lo siento, pero la experiencia es un grado en la vida que nos hace muchos más sabios. Si no lo es pues me alegro de que goces de tan excelsa imaginación, hecho este que me hace gozar a mi al mismo tiempo con tus letras. Pero si haciendo honor a tu blog es una mentira a medias o una media verdad(tanto monta monta tanto) te doy mi pésame por el dolor que contiene esa media verdad. Y te doy un beso entero.

Carlos del Barrio dijo...


Angela, Un abrazo

Dani Meralho dijo...

Muy bueno Carlos. Me paso por primera vez por este blog, pero me ha sorprendido. Yo creo que muchos nos hemos sentido identificados y tenemos en realidad a alguien que pudo ser, pero que al final no fue.

Un saludo.

Carlos del Barrio dijo...

Un abrazo Dani,

Espero verte más veces por aquí :)

Pandora dijo...

Comebolsas.... ahora me entero de que eso existe. Hiciste bien en no besarla fuera por el motivo que fuera.
Siempre hay alguien que a pesar de ser fugaz por nuestra vida nos deja marcados...

Un beso campeón!!! ;)

Carlos del Barrio dijo...


Un beso fuerte Pandora

MC. dijo...

Impresionante!
guau, quedé así

Un beso Carlos!

Carlos del Barrio dijo...

Un besaco MC

:)

angelamendez 2010@gmail.com dijo...

Eres un buen muchacho, un buen hombre!

Pd.- Yo así parto la cebolla... Muy finamente pero con buen cuchillo..... Jajajajajaj

Alex Fernández dijo...

Impresionante. Poco más se puede decir.
Realista, preciso y duro. Sencillamente, enhorabuena. Un saludo.

Carlos del Barrio dijo...

Angela, un besazo


Alex, gracias, un abrazo

:)