jueves, 31 de julio de 2014

MUJERES QUE DICEN QUE SI CUANDO DICEN QUE NO



Podía haber puesto alguna foto de alguna mujer, pero me apetecía poner más este fotograma de una de mis escenas cinematográficas favoritas, de esos espaguetis compartidos...¡sublime!

Os confieso algo: últimamente mi blog parece el consultorio de la doctora Ochoa, recibo emails de personas que creen que soy un reputado profesional en tema de "amores" y que llevo bata blanca todo el día.
Me piden consejo, me exponen casos, me hacen cómplices de sus historias que luego utilizo en las mías.

Hace unos días recibí la carta de un tal Nacho. Me comentaba un tema personal al que tuve que contestar de una manera sincera.
Relataba que ha conocido a una mujer muy interesante, muy completa en todo, motivadora, de las que te sacuden con virulencia la cabeza y las entrañas.
Tienen una gran complicidad en todo, se siente a gusto, sabe que es especial, que merece la pena arriesgar, que algo en su interior le dice que no la deje escapar pase por encima de quien tenga que pasar.

Por ahora, según lo leído, no pintaba mal la cosa, no encontraba el motivo de interrumpirme mi revisión de Californication con tal relato. Pero continuaba...

Me pormenorizaba (demasiado para mi gusto) las virtudes y defectos de ella. Apelaba a su imperfección como foco de entusiasmo. Pero había dos problemas...

Aquí es donde yo esperaba el jugo sabroso para escribir algo hoy...

El primer problema es que ella decía que no le gustaba. Lo decía con seguridad absoluta de palabra, no tanto de mirada. El segundo problema es que ella proponía "pasar de ella" "provocar que la echara de menos" para saber si ella sentía algo más que el cariño que se tiene por un gato.

Se mostró más preocupado por lo segundo que por lo primero. Yo también lo estaría si fuera él.

Le contesté que si la mirada dice "verdad" está por encima de la palabra. Es como lo del semáforo que está por encima del paso de cebra en cuando a prioridad. El problema es que esa interpretación de la mirada sea subjetiva y se lea lo que se quiere leer - apunté con desafortunado toque de ingrata experiencia-.

En cuanto a lo de dejar espacio, lo de ignorar para que te quieran, intentar no demostrar interés para que se te eche de menos...le fui sincero...yo NUNCA había logrado realizarlo con éxito.  Mi cabeza siempre pierde la batalla con mi corazón en estos tema. Mi cabeza me quiere, mi corazón me odia y me tira a los pies de los caballos con repugnante habilidad.

Le aconsejé, sin embargo, que hiciera caso a los pequeños detalles.
Normalmente tendemos a centrarnos en las grandes muestras de cariño, amor o afecto y despreciamos las que realmente muestran verdad que son las pequeñas y rutinarias.
Amigo Nacho, desconocido Nacho, si piensa en ti al despertarse, al salir de fiesta con las amigas, cuando toma algún néctar, cuando ve alguna escena de alguna serie, cuando tiene tiempo para pensar...es que le interesas. Yo que tu desobedecería ese consejo que ella te da de que la "muestres indiferencia", que la "des tiempo para echarte de menos". La vida son dos días, tenemos que vivirla a tope, no tenemos que pensar demasiado cuando de estos temas se trata.

¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿qué elimines dudas? ¿qué sudéis demasiado en verano?

En cuanto a eso de que "no la gustas", te diré que desde mi experiencia de viejo golfo venido a menos desde que ando con un tatuaje (por una promesa) cerca del corazón, que rara vez la belleza que atrae coincide con la que enamora. Eso lo decía Ortega y Gasset, que tenía muchos libros en casa. Hazle caso, no te tortures pensando mucho las cosas y camina, sigue tu camino, se fiel a ti.
Al final de todo hay que ser natural y sincero con uno para poder ofrecer verdad.

Después de contestarle eso me he quedado raro. Es esa sensación de que "consejos vendo pero para mi no tengo". Tengo que escribir un email a algún blog que trate estos temas para que me diga que cojones hacer yo con mi vida...salvo que dé mis consejos al espejo, claro.


                                                  

6 comentarios:

LyS dijo...

Me ha encantado, Carlos... y la comparación semáforo paso de cebra es sublime... :-)
No dejes de escribir, y si para eso tienes que dar consejos, no dejes de hacerlo. Un besote, wapetón!

Carlos del Barrio dijo...

Gracias Lys, un besito

Saemaru dijo...

Dile a Nacho que en mi opinión no debería hacerle caso...a ella digo. El instinto es más sabio, y cuando mete la pata al menos deja lección. Un saludo :)

Carlos del Barrio dijo...

Pues suena coherente Saemaru, Un saludo

rocio dijo...

"Al final de todo hay que ser natural y sincero con uno para poder ofrecer verdad".
Como ya te comenté en FB, con la mayoría de los hombres eso no funciona, me hace gracia que justo esa frase venga de la boca de un hombre. Me sigue sorprendiendo lo alejados que estamos hombres y mujeres! Tienes razón en los pequeños detalles, normalmente no os fijais en ellos.
Por otra parte, las cosas que dice esta "mujer" me parecen muy gilipollescas, con lo cual refuerza mi teoría de lo que muchos hombres consideran un ser especial: un ser gilipollas!!!! Si alguien te dice q no le gustas pues ya está, hazle caso, no te pongas a interpretar. Y quien a cierta edad pues pretende jueguitos a mí al menos me deja mucho q desear, sea hombre o mujer. En fin, lo de siempre.

Besos Carlitos

Carlos del Barrio dijo...

Rocio, mi alma, ¡sal este finde!....jajaja...Besitos