lunes, 27 de julio de 2015

"EL SÍNDROME DE MAMÁ OSA"; SIENDO MADRES Y PADRES CON LUZ BARTIVAS


Nos llevamos bien. Luz Bartivas y yo tenemos una forma de ver la vida muy similar en muchos aspectos. Nuestro humor es parecido, así que no tenemos que preocuparnos en modificar frases para que el otro lo entienda.
Digo esto porque este libro no es simplemente un interesante medio para acompañar a los padres ante el vital trance de tener un vástago o para recordar con una sonrisa lo vivido, es un ejercicio de buen-hacer con el "toque-Bartivas" que no es nada pastelón pero que sabe combinar bien seriedad en algunos consejos con humor agradable y veraz.

No puedo engañar a nadie, este libro escrito por otra persona no habría empezado a leerlo en la vida, no es de los temas que me llaman cuando estoy en la biblioteca o en una tienda de libros, pero sabía que el tono no iba a ser pesado y ñoño, que iba a ser a su "estilo" y eso siempre es gratificante porque Luz tiene mucha fuerza y mucho que contar exponiéndola. Me gusta rodearme de gente luchadora, me contagia.

Ella es periodista. Ha pasado por la COPE, la SER, el DIARIO LA VOZ de Asturias y varios sitios más. Durante 10 años fue colaboradora de la revista "SER PADRES HOY", que es donde empezó a escribir de estas cosas y a contarlo de esa manera tan didáctica y suave que parece una profe de escuela.
Yo no he leído en mi vida esa revista, siempre he sido de comprar EL JUEVES, la MICROMANÍA, GIGANTES DEL BASKET y alguna vez una de esas donde en la portada salen chicas enseñando tatuajes en la ingle y que por dentro traen reportajes de investigación.

El prólogo de este libro lo realiza Pepe Colubi, uno de esos tipos interesantes con los que te tomarías una cerveza. No tengo tantos en esa lista, cada vez menos, la edad me hace insoportable cuando a relaciones sociales se refiere.

Quiero señalar que me gustan muchos las ilustraciones del libro, la de portada y las que separan los capítulos. Son obra de Marco Antonio Paraja. Tendré que seguirle.

Antes de entrar a comentar el contenido del libro habrá que decir lo que es el Síndrome de mamá osa. Se refiere a que en cualquier animal hembra, al nacer la cría, se activa un instinto de protección inconsciente. Ese vínculo tan fuerte, eso es este bendito síndrome.

Luz divide el libro el varios capítulos que se desarrollan de manera progresiva, desde momentos antes del nacimiento del retoño hasta la adolescencia. Comenta en cada etapa las cosas agradables y desagradables, las duras y las más sencillas. No oculta nada, no edulcora nada. Pero tampoco es extremista, lo escribe todo con naturalidad.

Me llama mucho la atención la mezcla de diminutivos y de aumentativos según procede. Es muy hábil a la hora de referirse a ciertas cosas y lo hace con una actitud pedagógica que resulta agradable, sin meter chapas, como si te lo contara en una mesa camilla, relajadamente, constatando las dificultades pero sin meter miedo, sin dejarse un cabo por atar.

El punto fuerte de este libro, que me hace leerlo hasta el final, es el humor. Las anécdotas que cuenta tienen gracia y me provocan hilaridad. Me gusta la forma de estructurar el libro, provoca una buena digestión y no hace "bola" en el estómago.

Ahora trataré otro punto, el personal. ¿Qué hace un soltero sin pareja como yo leyendo esto? ¿Qué opinión me merece la paternidad?
Vale, lo contestaré porque este es mi blog y suelo preguntarme y contestarme lo que quiero.
Yo, hace muchos años, cuando se me preguntaba que cual era el objetivo máximo de mi vida decía que quería ser padre.
Ahora, con 40 años pienso diferente. Tengo igual de cariño por los niños, me siguen gustando (salvo cuando me tocan los cojones en cafeterías,pero es culpa de los padres), pero casi estoy seguro que he renunciado a la idea de "ser padre". Todo puede cambiar, pero esa es mi idea a día de hoy.
No es que crea que sería mal padre, al revés, estoy seguro que sería cojonudo, pero es que lo que no creo que sea de seres civilizados coherentes es traer criaturas al mundo para que no puedan comer o tener todo lo que necesitan o en otros casos para que las cuiden los abuelos. Si no se puede tener no se puede tener, PUNTO.
Eso se llama responsabilidad. Luego pasa lo que pasa, vemos atrocidades en las noticias que ponen la piel de gallina. No todo el mundo puede ser padre y sobre todo : no todo el mundo debe serlo.
También tengo que reconocer que mi instinto paternal ha disminuido mucho y que me veo más cercano a ser padre de un cerdito vietnamita que de un niño. La vida dirá. No creo que haya que criticar a los que no quieren ser padres al igual que tampoco hay que hacerlo con los que sí quieren serlo. Respeto.
Tampoco entiendo, haciendo una acotación, esos padres que tienen hijos para salvar una relación o porque "sus amigos tienen". Falta cabeza.
Por otro lado quiero expresar mi admiración por todos los que adoptan seres vivos, en este caso humanos.Creo que tienen gran calidad humana.

Pues sí, señora, el libro me ha gustado, me ha entretenido, se lee rápido, es ideal para una terracita de verano con una clara bien fresquita.
Fijo que a muchos les provoca carcajadas, a otros lágrimas (recordando), a otros les ayuda y a otros les abre los ojos.

Luz es una tía muy maja y que espero que siga escribiendo muchos libros, espero que se anime a escribir una novela de humor, eso molaría bastante.


En esta foto sale Luz mirando con cara traviesa a cámara. Seguro que está pensando: "este gili, me dice que escriba otro libro cuando todavía no ha acabado el suyo". Tiene razón. 

2 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Dentro de mi poca capacidad literaria,lo disfrute muchisimo especialmente desede:
Ahora tratare....

Agende el libro, el humor ayuda a levantarse cada dia
Aunque por aca no se si llegera,bueno sino queda el ebook no???
Saludos

Carlos del B. Iglesias dijo...

Bienvenida Abuela Ciber, ¡vuelve! saludos