jueves, 29 de diciembre de 2011

EL ENCANTO


El encanto es esa cualidad humana que consiste en agradar, atraer y cautivar a los otros. Es cierto que se basa en un físico motivante a la vista, pero es algo que va mucho más lejos, es un "don" no muy común.
Siempre que pienso en el tema del encanto recuerdo lo que contaban de Adolfo Suárez... se dice que cuando estaba contigo a solas (fueras hombre o mujer), te miraba fíjamente a los ojos, con esa mirada segura e intimidadora (a la par que placentera), y seguidamente te tocaba la mano o el brazo. Ese sencillo gesto hacía que te dejaras engatusar por sus palabras, y su tono de voz sugerente...Obviamente, los dos últimos presidentes del Gobierno Español no tenían encanto, más bien al revés.
Hay una curiosa forma de saber que personas tienen encanto: mediante los piropos (por ejemplo). Si varios  tíos dicen el mismo piropo a mujeres diferentes...a la mayoría les darán una leche y les llamarán: "machistas, cerdos, salidos, etc"... pero habrá a alguno que le sonreirán y le darán las "gracias". Ese tiene encanto. Es esa capacidad de que cuando dices algo siempre sienta bien y no importune....
El encanto se basa en unos pilares, paso a enumerarlos....
El primero es un físico agradable a la vista. Un individuo (hablo en genérico, no en masculino, perdona Bibiana Aido) que no entra por los ojos... rara vez entra por cualquier otro sentido. La elegancia al vestir ayuda, y mucho.También los perfumes y las colonias agradables.
El segundo pilar es la voz, la forma de expresarse, la educación. Se cautiva con el ingenio y las buenas maneras. Es difícil que se pueda producir deseo de conocer ,o deseo de estar en presencia de alguien ,cuando se usan "artes poligoneras" o se denota una falta de cultura importante.
El tercer pilar es la sonrisa. Quizás sea el aspecto principal. Una sonrisa adecuado dice mucho. Tu sonrisa y la del otro, es esa mezcla...sonreír correctamente y hacer sonreír... Toda persona es más receptiva a ser halagada o a entablar un contacto, del modo que sea, cuando se minimizan sus defensas con una sonrisa.
El cuarto es la mirada. Siempre mirar a los ojos, sin desviarse a la boca o al techo, demuestra seguridad y eso se nota. Las miradas son nuestro DNI, se saca mucha información de ellas...hay que dar la información que nos interesa...

Estos son los pilares básicos que distinguen a una persona con encanto de otra que carece de ello.

Otro tema es :¿se nace con encanto o se puede adquirir?.
No es sencillo de responder. Hay gente que nace con "estrella", que tienen ese "toque mágico" para encandilar. De ellos dependerá explotarlo o dejarlo de lado.
Yo creo que el encanto se puede adquirir o incluso aumentar. ¿Cómo?...siendo aseados y vistiendo adecuadamente, culturizándonos, ensayando sonrisas y poses adecuadas (descartando vicios que incomoden) y sobre todo una cosa...copiando a quien tiene encanto. Si tu crees que alguien tiene encanto...¡cópiale!. No pierdas tu personalidad pero copia, haz tuyo  lo bueno del otro. Esto se puede aplicar a todos los ámbitos de la vida, hay gente que se empeña en ser original y resulta luego más artificial que nadie. No es cuestión de aparentar, es cuestión  de asimilar y asumir conductas y comportamientos ajenos positivos y que funcionan.

Un efecto secundario del encanto es cuando logras que algunas personas piensen en ti ,sin motivo, durante el día a día, en sus "quehaceres habituales". Si consigues estar en los pensamientos de la gente, si alguien te dice que se ha acordado de ti, no lo dudes..tienes encanto...de ti dependerá el potenciarlo o el desperdiciarlo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Puedes tener encanto o ser un hijo de puta, cuando se acuerdan de ti durante el dia.

Cari dijo...

Hola Carlos, el encanto se nace con el, no se puede copiar, si se es un "cardo borriquero" no se puede ser encantador/encantadora.
Otra cosa es tratar de limar un poco el carácter, pero no siempre se consigue.
En mi caso no tengo n.p.i. de si tengo encanto, no caigo mal a la gente, así que deduzco que no soy demasiado cardo.
Saludos y feliz 2012

Neysa dijo...

Coincido en que se nace con un toque y desde luego, se puede aprender o intentar ser encantador.

Pero, si se trata de ser encantador para conseguir algo de alguien, también funciona el ser un borde de narices o maleducado, porque, aquí, a los bordes se les perdona todo con las frases: "Es así...", "Ya sabes como es....", "Es su carácter..." y hala, consiguen todo.

Julio G. Martín dijo...

Feliz año y gracias por los buenos ratos.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Las habilidades sociales son muy importantes, somos gregarios y buscamos triunfar en sociedad.
El problema es que hay mucha gente a la que es lo único que le importa, hasta el punto que no hacen sino decirle a cada cual lo que quiere oir. Son tan asépticos, tan planos, tan políticamente correctos que, al final, no son nada ellos mismos.
Conozco unos cuantos de ésos. La distancia entre lo que aparentan y lo que son realmente es infinita.
Feliz año a todos

CARLOS dijo...

Un abrazo a todos los que me ponéis comentarios y gracias.
Feliz año de emociones

Anónimo dijo...

El encanto es patrimonio del alma que sólo ve el que te considera encantador.

Sara Gomez dijo...

el encanto está en la naturalidad del que lo porta, cierto que se pueden aprender ciertas cosas relacionadas con el encanto, pero si no lo tienes no lo tienes, se tendría que cambiar la personalidad, difícil lo veo y además los la mirada no miente.